I LOVE EXPLOIT: Conan (Parte II)



Vamos a comenzar esta segunda aproximación al Conan de videoclub con otra serie de subproductos que encontramos en las estanterías, sin salir del cine USA... ¿Y qué hilo de explotación y serie B-Z seria este si no hablásemos de las aportaciones de Roger Corman?... ¿Os creíais que el inefable productor dejó pasar el tirón del cimmerio en el cine?

Nada de eso, malandrines.


Esta fue su aportación principal al género de espada y brujería (que posteriormente ampliaría con más secuelas de este primer título): DEATHSTALKER.

Los carteles de estas “pelis” (y del resto de las explotations) seguían siempre un patrón común:

Formato A: Tío cachas con cara de bestia con espada en alto y tía maciza al “lao”.
Formato B: Tío cachas con cara de bestia dándole de hostias al malo y tía maciza al “lao”.

Por gentileza de revistafantastique.com se nos dan pelos y señales de la etapa Corman en lo que a espada y brujería se refiere.


“Si estamos hablando de explotation y de cine eminentemente (y sin complejos) comercial, aquí ya está tardando en salir Roger Corman.

El veterano productor (y director) y sus compañías New World Pictures (en los 70 y primera mitad de los 80) y luego New Horizons Films (finales de los 80), paradigmas de la producción independiente de su tiempo, no podían abstraerse de tratar de conseguir su parte del pastel bárbaro.

De hecho, lo que hizo fue meterse un buen atracón.

Además, Corman por aquellas fechas tenía acuerdos para filmar a muy bajo coste en escenarios más o menos exóticos de Sudamérica y había firmado ciertas alianzas comerciales en Argentina, hasta el punto de que llegó a tener oficina estable allí, exactamente igual que una o dos décadas antes había hecho desde la AIP con Filipinas, y después de Argentina haría con México o Europa del Este.

De esa colaboración argentina con Corman, y siempre en relación al tema que estamos tratando, debemos destacar por ser su más importante producción El Último Guerrero (Deathstalker, 1983), también llamada El Cazador de la Muerte, de James Sbardellati.”


Deathstalker es la historia del héroe bárbaro homónimo (interpretado por Rick Hill, otro tío grandote como es de rigor en estas producciones) y de su búsqueda de una serie de objetos mágicos que tiene en su poder un malvado hechicero (Bernard Erhard) en su castillo.

Por el camino conoce a otros personajes que le ayudan, como el guerrero (actor secundario, Richard Brooker) y sobre todo (a pesar de su corto papel) la preciosa guerrera interpretada por Lana Clarkson.

Aquí os dejo unas fotos de la moza, para que vayáis abriendo el apetito:



Deathstalker se entera de que en el castillo del malo hay un torneo de lucha, al que naturalmente se apunta.

Hay peleas, peligros, y otros momentos sexys a cargo de Barbi Benton, esclava en el harén del hechicero de quién Deathstalker se prenda nada más verla... Barbi Benton tiene nombre de chica del mes de Playboy, ¿verdad?... Pues en efecto, lo fue... Y en varios números, además...


¿Cómo estaríais vosotros si os dicen que vais a rodar una película de guerreros con taparrabos y chicas semidesnudas?... ¿Y que además en el reparto van a estar el "bombonazo" de Lana Clarkson y una Playmate de los más apetitosa?...

Pues eso... Estaríais tan sonrientes como el protagonista de este film.


En resumidas cuentas... ¿Qué es lo que hacía que estas películas tuvieran un relativo éxito de público?...

¡¡Chicas!!...

¡¡Tetas!!...

¡¡Y carátulas acojonantes donde después no salía nada de lo que se nos prometía en ellas!!


 Tal fue el éxito de taquilla de Deathstalker, que acabó convirtiéndose en una tetralogía.



Como anécdota, comentaros que todos los carteles de estas películas fueron ilustrados por el artista peruano (emigrado a Estados Unidos) Boris Vallejo. Si buscáis en Google, encontrareis un montón de bocetos e ilustraciones de este artista.

Bueno... Aunque no lo creáis, en el fondo soy buen tío y “pa” corroboraros esto último, os dejo la opción de que veáis la primera parte de esta saga, enterita y en castellano “cañí”... Si tenéis huevos “pa” verla, observaréis que esta gran obra habla por si misma.


Pero... ¡¡Oh, sorpresa!!... La factoría Corman no se detuvo aquí, ya que creó una versión femenina del cenutrio este... Ella era… THE WARRIOR QUEEN

¡¡Hay que ver lo buena que estaba la impresionante guerrera Berenice, cuyo nombre en la realidad era Sybil Danning!!

Como comprenderéis, no perderé el tiempo comentando un cruce entre "el poder de Conan y la pasión de Calígula", excepto para decir que los traductores de los 80 en España, eran unos putos cracks.

(¡¡Y que esta "chati" está de muy buen ver!!)


Bueeeeeeno... Y por fin llegamos al punto crítico de la cutrez y desfachatez que tanto andábais deseando...

¡¡LOS CONANES “ITALIANINIS”!!

Antes de empezar con Krotar... Gunan... Ator... y demás tipos cachas con nombres de dos sílabas (los cuales terminan siempre en N o en R), permitidme que me retrotraiga a mi mas tierna infancia y al principio de mi adolescencia...

Eran los 80 y si tu madre te pillaba una Playboy, Penthouse o una simple Interviú, te decía que te ibas a quedar ciego, que irías al infierno y que si tu abuela (que en gloria esté) levantase la cabeza, te daría dos collejas por tener pensamientos impuros...

En fin, era la época que era, y si la “peli” que daban en la televisión tenía un rombo, y tu padre estaba de buen humor, te dejaban verla… Pero si el film en cuestión tenia dos rombos, te ibas a la puta cama en un pispás.

Eran tiempos curiosos en los que proliferaban salas de cine con nombres épicos y rimbombantes: Coliseo, Regio, Vistarama, Consulado...

Eran cines de pueblo o de ciudad (igual daba), en los que en invierno te helabas y en verano te asabas. Las sillas eran de madera o tenían el relleno “quitao” por algún nene cabrón y “resalao” (eso sin nombrar que todas ellas tenían por la parte de abajo del asiento, una capa densa llena de mocos... A los cuales contribuías, por eso de no ser desconsiderado con el siguiente que se sentara ahí).

Pero en los 80 no veías la hora de que el viejo te soltase cincuenta pelas para, con ellas, pasar la tarde del domingo en el cine del pueblo viendo toda esa sangre (y tetas) que entre semana te negaban ver en la televisión. La situación era inaudita: Ibas a comer unos calamares por la mañana con tu padre y tu madre, pasabas por la puerta del cine en cuestión, veías que ponían “La Espada Salvaje de Krotar”, mirabas a tu padre con cara de cordero “degollao”. Éste te decía: "Hijo... ¿Esta es la que querías ver a la tarde con los amigos?. Tú asentías, sin quitar la cara de cordero. Tu madre (mas lista por el hecho de ser madre y mujer) reparaba en que el tal Krotar era un tipo con una espada en alto en una mano y la cabeza decapitada de otro tío en la otra. Ella se dirigía a tu padre y le decía: “¿No será muy violenta para el niño?”. Tu padre miraba el cartel sin mucho interés y soltaba un cojonudo…

“¡¡Naaah!!... ¡¡Es una película de espadachines!!”

Parece increíble (de hecho entra más en el terreno de lo surrealista), pero era así.

Pues bien, dejémonos de recuerdos de infancia de los 80 y pasemos a comentar algunas de estas "espectaculares" filmaciones de nuestros amigos transalpinos (es mas bello el recuerdo que la calidad de estas, "avisaos" quedáis).

GUNAN, EL GUERRERO (Italia, 1982)

Director: Franco Prosperi
Título original: Gunan il guerriero

¡¡Era acojonante!! Veías la película y el tío ni tenia barba, ni salía el dientes de sable por ningún “lao”, ni nada que se pareciera al cartel… Posiblemente porque el póster estaba sacado de copias de otras ilustraciones.





Fijáos en los extraños parecidos del dientes de sable y del soldado de la parte baja de la ilustración del cartel de Gunan y comparadlos con estas dos ilustraciones de Frank Frazetta, a ver si encontráis similitudes en alguna de sus figuras.

¡¡Si es que hasta para esto los "italianinis" se dedicaban a plagiar a los demás!!


Otra de las curiosidades de este género es que era muy parecido al porno: Todas las películas tenían el mismo argumento (os lo resumo en un segundo).

El film comenzaba con una voz en off de señor mayor que acojonaba bastante (siempre era el mismo doblador) y te contaba que la profecía vaticinaba que nacería un niño que reinaría en el mundo... Entonces claro, el rey de turno se enteraba de donde había nacido el nene en cuestión y masacraba el poblado, aunque siempre había una vieja que salvaba al tierno infante.  Luego éste crecía, buscaba al rey malo, le daba de hostias y...

FINE

Para que veáis que lo que digo es cierto adjunto la sinopsis de las película de Gunan, por cortesía de terrorfantastico.com.

“Una antigua profecía dice que nacerá el elegido del sol, que se llamará Gunan, y que estará dotado de gran fuerza y poder. Para evitarlo, el malvado Nuriak arrasará la tribu donde debería nacer el elegido, matando a todo el mundo, pero una criada logra huir para poner a salvo a los elegidos, porque la profecía ha fallado y en lugar de un niño han nacido dos. La mujer entrega a los niños a las Kuniat, una tribu de mujeres guerreras que los entrenarán y protegerán hasta que llegue la hora de su venganza."

¡¡Al loro con la pasión y los cojones con que se narraban los trailers en aquel entonces!!... ¡¡Y con las frases de traca que tenían las líneas de diálogo del film!!

    


Eran maravillas del celuloide, con interpretaciones insuperables… En fin... Una delicia... ¡Vamos con otra!

LA ESPADA SALVAJE DE KROTAR (Italia, 1983)

Director; Michele Massimo Tarantini
Titulo Original;; Sangraal, la spada di fuoco

Esta película es la que os he dicho que me dejó ver mi padre... Vamos con la sinopsis, a ver si encontramos similitudes.

“La mujer de un guerrero llamado Sangraal, es asesinada por los lacayos de una malvada mujer, llamada Rani. Al enterarse de su muerte, Sangraal reclamará venganza."


Pues ya veis... Aquí matan a la mujer del protagonista, que ni se llama Krotar, ni hostias (pero que en el título quedaba la mar de chulo ponerlo)… Bueno, el actor tampoco se llamaba Peter McCoy… Se llamaba  Pietro Torrisi.

Se dice que Torrisi no utilizaba dobles en las escenas de riesgo (nos lo creemos, por aquello de ahorrar costes de producción) y lo que es más importante: que hacía de verdad y sin trucos o efectos especiales, las escenas de “forzudo” que salen en la película.

De ahí que, en cada pelea, exista algún momento en el que Sangraal levanta a pulso y por encima de su cabeza al enemigo (porque el actor/deportista era capaz de levantar a un hombre de 70 kilos, y esa habilidad era algo que los directores sabían explotar).

Y para que veais que velo por vuestra culturización os pongo la “peli” enterita, en maravillosa calidad VHS... Y al que no quiera sufrir hora y media le pongo el trailer... Como veréis, no escatimo en atenciones hacia vosotros, mis queridos bujarrillas.

    

¡¡Vamos, que nos vamos!!... ¡¡Toca la siguiente!!

LA GUERRA DEL HIERRO (Italia-Francia, 1982)

Director: Umberto Lenzi
Titulo original: La guerra del ferro: Ironmaster

Uno veía el cartel con el tío y sus pieles de león, la maciza de al “lao” (¿os habéis fijado en como han retocado la imagen para que no le veamos a la moza las tetas?... Mirad una de las imágenes del principio y comprobadlo), el hacha llena de sangre, los pterodáctilos volando alrededor y claro…

Te dejabas engañar...


Lo triste es que ya te habían “engañao” con Krotar, Gunan y la madre que parió a Faneque, pero como uno en aquellos años era un jovenzuelo optimista por naturaleza y mas tonto que el rabo de una vaca, pues claro... ¡¡Picaba.!!

Echemos un vistazo a la sinopsis de esta película:

“Hace 20.000 años, cuando la humanidad luchaba por la supervivencia del día a día, se descubrió el hierro como nueva forma de herramienta y de arma. Esta es una historia sobre lo que pudo haber pasado en esa era y sus luchas intestinas por poseer el nuevo hallazgo.”

Esta película aprovechó de golpe el tirón cinematográfico de Conan, aunque se asemejaba más al film En busca del fuego, de Jean Jacques Annaud. Para mas INRI, el capullo de la piel de León era George Eastman (Luigi Montefiori), que no se destacaba en particular por sus complejas interpretaciones… Aquí os dejo dos trailes de la película: uno en francés y otro en español latino:

    

Y ahora pasemos a ver las películas del incombustible director Lucio Fulci, que tanto aportó a este género.

LA CONQUISTA DE LA TIERRA PERDIDA (Italia, 1983)

Director: Lucio Fulci
Titulo Original: Conquest

¡¡Esta sí que daba lo que prometía!!

Puedo asegurar sin ningún tipo de rubor que el mejor exploit de todos los Conan italianos fue, sin duda, La Conquista de la Tierra Perdida, de Lucio Fulci.

¿Y porqué afirmo esto?...
 

Porque era una de las versiones más locas (y por lo tanto más divertidas) que podías echarte a la cara y porque salían monstruos, tripas, sangre a mansalva, héroes que manejaban huesos como nunchakus (los cuales a su vez, parecían un par de comadrejas disecadas, atadas la una a la otra), tías desnudas, cabezas reventadas, una mujer masturbándose entre serpientes, más monstruos, bárbaros que parecían cavernícolas, brujas, arcos que lanzaban flechas láser (sí, habéis leído bien: láser), zombis (¿en una película de bárbaros?... ¡Pues sí, zombis!), hombres lobo violadores, y todas las locuras que os podáis imaginar.

¡¡Simplemente acojonante!!

Os dejo el trailer para que comprobéis lo gamberro que podía llegar a ser Lucio Fulci y la crítica de la película, realizada por un tipo muy "salao".

    

Este chavalote (que fijo que es de mi quinta), alude a lo que os he comentado antes de la censura en los 80.

Vamos con otra...

Como veis, en Italia eran capaces de sacar leche hasta de un botijo... Y Conan les dio para eso y para un huevo y la yema del otro.

YOR, EL CAZADOR QUE VINO DEL FUTURO (Italia, 1983)

Director: Antonio Margheriti
Título original: Il mondo di Yor

Mucha información sobre esta película no hay pero en exclusiva, sólo para vuestros ojos, os he conseguido la sinopsis y unas “foticos” del film...

Agarraros los "machos" porque Conan se cruza con Star Wars...

¡¡”Pa” cagarse, oiga!!


“Yor es un poderoso guerrero del futuro en tierras prehistóricas luchando por la supervivencia de su pueblo. Cuando se entera de una diosa del desierto que lleva un misterioso medallón similar al que él tiene, Yor decide buscarla para conocer su verdadera identidad. En el camino, se encuentra con hombres-monos, dinosaurios y una extraña sociedad futurista.”

Pues eso… Tropas galácticas y el héroe con una pinta de “julaí” que tira “patrás”. Vamos, que si te cruzas con él en un concierto de Los Pecos, le confundes con el cantante.



Vamos a por otra…

THOR, EL CONQUISTADOR (Italia, 1983)

Director: Anthony Richmond (Tonino Ricci)
Título original: Thor il conquistatore

¡¡Cualquier parecido con el dios del trueno de la mitología nórdica es pura CACA!!

“Thor nació de la simiente de Kunt el Poderoso, predilecto del dios Thesba y fue criado como un hijo por el anciano Etna, quien le enseñó a combatir, a justar y a mentir. Ahora deberá enfrentarse a Gnut, su gran enemigo que intenta dejarlo ciego para librarse de él.”


Ahí le tenéis… Ni martillo, ni casco, ni rubio, ni hijo de Odín, ni puta falta que hace... Eran estrategias de marketing de chichinabo “pa” que los chavales fuésemos al cine, pensando que íbamos a encontrarnos al Thor de los cómics… En fin… Al final nos salían con “mandangas” como estas.

Esta otra película en cambio, fue simpática de puro gamberra que era...

LOS BARBAROS (Italia, 1987)

Director; Ruggero Deodato
Titulo Original; The Barbarians

“En tiempos remotos de violencia y señores feudales, los Raknakis son la única tribu que puede viajar libremente por todos los territorios, pues poseen el rubí mágico que custodia su reina Canary. Dos hermanos deben liberar a su reina y a su pueblo de la maldad del tirano Kadar.”




Aquí os dejo el trailer de la película.


Y para acabar con esta segunda parte de los exploit de Conan:

¡¡Ante todos usteeedddeeesss!!

¡El más guay!... ¡El melenas!... ¡El terror de las nenas!... ¡El genuino Conan de mercadillo!...

¡El Impresionaaannnttteee!!!

ATOR, EL PODEROSO (Italia, 1982)

Director: Joe D'Amato
Titulo original: Ator l'Invincibile

“En una noche tempestuosa viene al mundo el hijo de Thor llamado Ator. Está escrito en las profecías que estará destinado a liberarnos de los maléficos poderes del señor oscuro Arcano, dominador absoluto del templo de la araña. De niño, Ator es entregado a una familia de campesinos, donde crece escondido. Ya adulto, y justo el día de su boda, su novia Sunya es secuestrada y a Ator se le desvela el secreto de su nacimiento. Será entrenado en el noble arte de la lucha, y se enfrentará a varios desafíos junto a una bella ladrona. Cruzarán el monte de los espectros para así llegar a la tierra de los volcanes, donde se encuentra el escudo de Mardok que junto a la espada de Thor podrá vencer al malvado Arcano.”

Esta infumable, horrorosa, aburrida, insólita e insultante saga de Ator, el Podedroso arranca en 1982 (otra vez el mismo año de Conan... Reacción rápida de los italianos, lo cual da una idea de cuánto duraban y se planificaban estos rodajes), dirigida por el inefable Joe D’Amato (cuyo verdadero nombre, como todo el mundo sabe, era Aristide Massaccesi), el absoluto rey destajista de la serie Z italiana, un hombre que ha hecho desde porno a gore pasando por destape o… Ator, claro.

Protagonizada por Miles O’Keeffe (el ex-Tarzán de la misma película en la que aparecía Bo Derek) en el papel del “poderoso” bárbaro, quien al poco volvería a coger otra espada, esta vez en Inglaterra, para protagonizar aquella rara y penosa película tirulada El guerrero verde.

El tal Ator es (se supone) hijo de Thor, Dios del Trueno, y ha venido a la Tierra en plan mesías, para acabar con el Oscuro. Se casará con su propia hermanastra, que es Sabrina Siani (lásmita que Peter McCoy se perdiera ésta), pero los malos la secuestran y además matan al resto del pueblo de Ator.

¡Qué original! Así que el protagonista se va a por ellos, para vengarse y así salvar a su chica-hermana-esposa. La película es… ¡una mierda! ¿Se puede decir así de categórico, máxime cuando llevo páginas y páginas hablando de films de calidad muy discutible? Pues sí, la famosa Ator es una mierda.

¿Famosa?... Naturalmente, y menudo éxito en los videoclubs.

Así que salió Ator 2, el Invencible (Ator l'invincibile 2, 1984) otra vez con Joe D’Amato tras la cámara y que era peor incluso, con una historia sin pies ni cabeza. ¡Pero si hasta salen samuráis! ¿Qué pintan los samuráis en un universo bárbaro a lo Conan? Hay una escena muy mítica (de puro terrible) que es una copia descarada de la escena de Indiana Jones en busca del Arca perdida (aquella en la que cae delante de unas serpientes… Aunque aquí no tenían ni un duro… Y sin duros, no hay serpientes…). En fin, la escena se las trae.

No hay sexo, ni violencia, ni nada de nada, e incluso el director nos lo pone muy difícil para sacarnos una carcajada aunque estemos borrachos y en compañía de amigos.

Claro que, Ator el Guerrero de Hierro (Iron Warrior, 1987) de Alfonso Brescia es aún peor todavía. ¡Peor, mucho peor! ¿Hasta dónde se puede sentir vergüenza ajena viendo una película? Supongo que solo hasta donde te dejen los bostezos.

Cambia el director, pero Miles O’Keefe sigue siendo el prota. Y aún hubo una cuarta parte, Ator y la Espada de Graal (Quest for the Mighty Sword, 1990) en la que Joe D’Amato retomó el personaje, pero ahora protagonizada por Eric Allan Kramer.

En esta cuarta parte se sigue con la espiral de mediocridad hasta el abismo del cero absoluto, aunque por lo menos nos encontramos con monstruos y ¡un gnomo muy cabrón!.

Y como soy un cabronazo, os dejo la película completa “pa” que os jodáis como me he jodido yo…


Al loro con el menda en cuestión, que tiene un look igualito al del cantante de los Poison.

Y aquí nos quedamos, a la espera de las rarezas turcas, las españoladas y alguna película rusa muy buena…

Quedad con Crom, colibrís.


También podría gustarte...

0 comentarios