I LOVE EXPLOIT: Conan (Parte I)



¿Que título tan chulo verdad?

Y vosotros diréis... ¿Esto a que coño viene?... ¿Se ha "apuntao" Tito Emde a clases de inglés?... ¿Se ha vuelto definitivamente gilipollas?... ¿No se ha "tomao" la pastilla de las 3:00?...

Pues un poco de todo pero lo que de verdad pretendo, es que nos zambullamos en los océanos del truño cinematográfico, en su vertiente imitadora.

Os lo explico y me vais a entender a la primera: Todo éxito de taquilla ha tenido su reflejo cutre y barato (ahora en canales de televisión por cable), pero en los dorados 80 (¡Dios! ¡Cómo hecho de menos los videoclubs y los formatos VHS y BETAMAX!) las copias de las súper-producciones (aunque malas) eran cuanto menos, curiosas.


¿A que me refiero?

Pues a que, aunque por regla general estaban realizadas con cuatro duros, esta carencia la suplían con mas elementos transgresores: Más sangre, más sexo, más humor... Y bastante más mala leche.

Como me puedo tirar hasta navidades explicando mi objetivo con esta serie de posts (mas que nada por culpa de mi falta de vocabulario y dificultad de expresión), voy a comenzar sin mas...

Los posts constarán del éxito de taquilla cinematográfico original y su pequeño destripe, para mas tarde zambullirnos en todas las imitaciones (más o menos afortunadas) que generó.

Y como soy heavy, norteño y mas bruto que un "arao", el éxito cinematográfico de mi primera entrada no podía ser otro que...

CONAN EL BÁRBARO (1982)

Director: John Millius
Intérpretes: Arnold Schwarzenegger
                   James Earl Jones
                   Sandhal Bergman
                   Max Von Sydow




¡¡CASI NAH!!... ¡¡La buena!!... ¡¡La genuina!!... ¡¡La obra cumbre del género de espada y brujería!!... En definitiva...

¡¡La mejor!!

Con un presupuesto de veinte millones de dólares, esta producción de Dino de Laurentis fue todo un éxito en su momento, con una taquilla final de más de 68 millones de dólares.

La mayor parte del rodaje se desarrolló en España. Almería, Segovia o Cuenca fueron algunos de los escenarios empleados para recrear un mundo de fantasía, brujería, tribus bárbaras y sectas.

La dirección artística es magnífica, todos los decorados están creados con la mayor minuciosidad... Las aldeas y la Torre de la Serpiente lucen en todo su esplendor...El holgado presupuesto le otorgó a “Conan, el bárbaro” una espectacular fuerza visual, gracias a la poderosa fotografía de Duke Callaghan.

También destaca la extraordinaria banda sonora de Basil Poledouris, con proliferación de ópera y coros, que acentúan con acierto la épica y el dramatismo de la historia.

¡¡Vamos a poner una de las BSO mas acojonantes de la historia del cine para disfrutar mientras leemos!!







Vale, Milius era un facha y todo lo que queráis, pero supo dar en el clavo con la visión épica que la época y el héroe merecían... ¡¡Si hasta consiguió que un tipo con la cara de "albardao" del Chuache resultase convincente!!

En la critica a los interpretes gentileza de elantepenultimomohicano.com se pone énfasis en este punto (con el cual estoy de acuerdo a medias en lo que respecta a "Arnie", ya que siempre le he visto cara de "empanao") pero bueno... Atina en casi todo.

"En el apartado interpretativo, Schwarzenegger es un Conan perfecto, ya que tiene su musculosa e imponente presencia y un inherente parquedad de expresividad dramática que le sientan como un guante al personaje. Se trata de un antihéroe, un niño nacido libre en una tribu primitiva, que ve cómo un ejército de guerreros acaban con la vida de todo su pueblo, decapitando a la madre en su presencia. Con los años, pasará de ser un esclavo a convertirse en un guerrero sediento de venganza."
Como anécdota, recordar que un jovencísimo Jorge Sanz interpretó al Conan niño, mientras que la estrella del destape español Nadiuska. fue su madre en la ficción.

El toque sensual lo pone la bailarina Sandhal Bergman (Missouri, 1951), que dota de voluptuosidad y presencia al personaje de Valeria, compañera de aventuras de Conan.

Max Von Sydow (Lund, Suecia, 1929) y James Earl Jones (Mississippi, 1931) son el Rey Osric y el villano Thulsa Doom, respectivamente. Dos grandes actores de probada solvencia para dos personajes secundarios, aunque claves en la historia.

Precisamente el carácter de Earl Jones es dueño de una de las escenas insignia del largometraje: El momento en el que, como Doom, líder de los guerreros que dominan Aquilonia, se transforma en una serpiente gigante.

El trabajo de maquillaje en esta escena en particular, es espectacular, al igual que los efectos especiales, que brillan con más fuerza que nunca en la escena en la que el mago del cementerio, invoca a los espíritus para sanar al protagonista, tras haber sido crucificado.

Nada que reprochar en los aspectos técnicos.

Pero para comprender realmente el porqué de mi entusiasmo por este film (no hay más que verlo para darse cuenta de que, es una obra cumbre del género aventurero) os voy a dejar varias escenas que nos dan pistas de la grandeza de este film.

Lo dicho... Milius cita a Nietzsche (el rodaje coincidió con el intento de golpe de estado del 23F en España y el "chaval" soltó unas perlas como "pa" meterle cuatro hostias) pero bueno...

Su ideología (para mí equivocada) no influyó en el hecho de que Conan el barbaro sea una obra maestra.








¡¡Joder si me he visto este video y me están entrando ganas de comerme un lechón con las manos desnudas y yacer con mi esposa mas tarde sobre unas pieles de oso!!










Vale...mi esposa acaba de leer esto... Me ha "dao" dos toñas y me ha dicho que siga a lo mio y la deje ver la película de "Lo imposible".

¡¡Mas escenas!!

¡Ahí teneis vuestra respuesta al sentido de la vida!













Es que casi os voy a poner media película pero es que momentos y diálogos como estos merecen recordarse como...  ¡¡El secreto del acero!!









Los pelos como escarpias de verdad... Filosofía... Teología... Un mundo perfectamente estructurado en 120 minutos de cinta (ya que os aseguro que, aunque uno no se haya leído un cómic de Conan. la narración es cristalina).














¡¡Y acción!!... ¡¡Mucha acción!!














Habréis notado que la película me entusiasma... ¡Así es!... Y de verdad que os recomiendo su visionado (yo la habré visto 10 veces y aún no me canso de hacerlo), ya que el paso del tiempo no hace mas que mejorarla y darla un halo mas épico si cabe.

¿Qué?... ¿Cómo se os ha quedao el cuerpo?

Espero que bien, ya que en este hilo se empieza con la peli buena y se van bajando escalones y calidad hasta llegar a ñordos infumables... ¡"Avisaos" quedáis!...

Pero para que el hostiazo no sea repentino, vamos a ir por partes. En primer lugar, "Conan, el bárbaro" generó una secuela bastante aceptable y un spin off sobre uno de los personajes del universo de la era hiboria.

CONAN, EL DESTRUCTOR (1984)

Director: Richard Fleischer
Fotografía: Jack Cardiff
Música: Basil Poledouris
Producción: Raffaella De Laurentis / Edward R.Presmann
Intérpretes: Arnold Schwarzenegger (Conan)
                    Grace Jones (Zula)
                    Wilt Chamberlain (Bombaata)
                    Mako (El mago)
                    Olivia D´abo (Princesa Jehnna)
                    Sarah Douglas (Reina Taramis)
                    Tracey Walter (Malak)




Como es lógico, me voy a extender menos en los destripes de secuelas, exploits y patochadas.

Pequeña sinopsis cortesía de muchocine.net

"Conan realiza un trato con la reina Taramis. Irá en una expedición junto a la sobrina de esta en busca de un cuerno sagrado. A cambio, la reina promete resucitar a Valeria de entre los muertos. Sin embargo los planes de esta son bien distintos."

Secuela de la obra de culto dirigida por John Millius y con Schwarzenegger a punto de erigirse en estrella del cine de acción (ese mismo año estrenaría Terminador) que sin embargo se aleja de su antecesora en elementos vitales.

De una parte olvida ese aura violento y brutal que hizo de su predecesora una obra con tanta personalidad para inclinarse por una visión más edulcorada y propia del subgénero de espada y brujería que la misma Conan generó, eliminando acción y violencia para potenciar un elemento de aventura más ligth.

Richard Fleischer, director artesano de la vieja escuela, demuestra su solvencia para llevar a buen fin una historia bastante ramplona en su concepto y desarrollo.

Lo mejor del guión se encuentra en el dibujo de los personajes, más cercanos al universo propio de los comics, y donde podemos destacar los roles de Grace Jones, Wilt Chamberlain  o Sarah Douglas, muy básicos y trazados con pocas líneas pero lo suficientemente atractivos en su presentación.

Por contra se antoja un error la sustitución del personaje de Subotai por el más histriónico de Malak, inevitable contrapunto cómico al papel de Conan.

Para amantes del cine de espada y brujería tan en boga en la primera mitad de la década de los ochenta, de cuyo género es uno de los mejores exponentes.

Escena: La lucha final entre Conan y Dagoth.

Curiosidad: Carlo Rambaldi, creador de la criatura fue el responsable entre otros del diseño de ET o creador de la cabeza de Alien.


Una vez más y tal y como sucedía en la anterior entrega, la música de Basil Poledouris vuelve a estar presente, retocada en algún concepto para adaptarla al nuevo espíritu de la saga.

Lo peor de "Conan, el destructor" es que abandona por el camino toda la esencia del Conan original y, aunque la BSO no llega a las cotas épicas de la primera, sigue siendo lo mas salvable del film.

Ahí van la introducción y unos minutillos "pa" que veáis que la aventura y el humor socarrón sustituyeron a la épica y seriedad de la primera parte... En fin... Entretenidilla, pero bueno...















Otra más...

EL GUERRERO ROJO (1985) 

Director: Richard Fleischer
Guión: Clive Exton & George McDonald Fraser
Música: Ennio Morricone
Fotografía: Giuseppe Rotunno
Intérpretes: Arnold Schwarzenegger
                   Brigitte Nielsen
                   Sandahl Bergman
                   Paul Smith
                   Ronald Lacey
                   Pat Roach
                   Ernie Reyes Jr. 


Esta otra fue una secuela oficiosa, o spin off, que trataba sobre Red Sonja (el Guerrero Rojo), una de las compañeras de armas/amantes de Conan en el cómic. "Chuache" aparece como secundario de lujo, haciendo de Conan, pero sin llamarse Conan (cosa de derechos de autor, supongo).

Cinematográficamente es muy inferior a cualquiera de las dos partes de Conan (y eso que la segunda ya era "flojilla"), sin embargo es un visionado ineludible para cualquiera que haya leído algún cómic del tipo más bruto que Cimmeria haya conocido ("Conan, el bárbaro", "Conan, el destructor", "Conan, rey", "La espada salvaje de Conan", etc...) o cualquier novela de Robert E. Howard.

Aquí una sinopsis gentileza de alborbizarro...

"Red Sonja vé como sus padres son asesinados y su poblado destrozado ante sus ojos, por la malvada Reina Gedren. Tras una visión, le son concedidos poderes para que pueda llevar a cabo su venganza y así hacer justicia contra Gedren. A su vez, la tirana se apodera de un orbe mágico con el que pretende conquistar el mundo."

Realizada con tramas desechadas de "Conan, el destructor", la anterior película de Fleischer, "Red Sonja" podría ser una de la más conocidas de todas las Barbarian-exploitations.

Como vereis, tanto la BSO como las interpretaciones empiezan a ser descacharrantes...

Este bodrio supuso la despedida de "Chuache" del genero de espada y brujería (por ahora).









Vamos ya con explotaciones de Conan propiamente dichas... Los protagonistas de las películas serán ahora unos tipos que se llamarán Krotar, Gunan. Ator...etc...

Y cualquier parecido con el universo creado por Robert E. Howard será pura COPIA.

Empecemos por las aceptables (y hasta buenas en algún caso, aunque las menos... No os quiero engañar).

EL SEÑOR DE LAS BESTIAS (1982)
Director: Don Coscarelli
Intérpretes: John Amos
                   Josh Milrad
                   Marc Singer
                   Rip Torn
                   Rod Loomis
                   Tanya Roberts



Este es uno de los mejores exploits (personalmente, me parece mejor que "Conan, el destructor").

Ya os digo que no es nada épica, aunque sí muy aventurera y divertida. Esta pelicula sí se merece mayor extensión en su destripe.

Critica cortesia elantepenultimomohicano.com

"Vamos a dedicar la primera sesión a uno de esos pequeños títulos de los 80 que muchos de nosotros disfrutamos de niños. Aquellos que por muchas veces que se emitieran por televisión, conseguían que permaneciéramos pegados al sillón y lo pasáramos en grande.

Es por ello que su valor es más nostálgico, que puramente cinematográfico. Y más aún teniendo en cuenta que perteneció a la oleada de películas que surgieron en el mismo espacio de tiempo que la mítica “Conan, el bárbaro”, intentando apuntarse al carro del éxito, con mayor o menor fortuna.

“Ator, el poderoso” y sus secuelas, “Cromwell, el rey de los bárbaros”, “El guerrero rojo”… infinidad de ellas han tenido su momento de gloria en nuestra memoria cinéfila, pero mi atención esta noche se la lleva “El señor de las bestias”.

“El señor de las bestias” es la típica historia del Bien contra el Mal, que tiene como protagonista a Dar, hijo de un rey que, tras ser abandonado a su suerte nada más nacer, es recogido por una familia de campesinos y criado como uno más... Pero cuando ya es un joven, presencia como una horda de bárbaros arrasa su pueblo y mata a su familia adoptiva.

Solo en el mundo y ayudado por su extraordinario don para comunicarse con los animales, Dar emprende una venganza que le lleva hasta un malvado sacerdote al que unas brujas han profetizado su muerte, a manos de nuestro protagonista.

Como se puede observar, la historia no puede ser menos original. Si no fuese por la anécdota argumental de este poder que posee el protagonista, estaríamos hablando de un “Conan” de mercadillo.

Pero la película tiene su encanto. Es más, pese a las limitaciones presupuestarias, Coscarelli se las apaña para otorgarle un atractivo acabado formal; la fotografía de John Alcott es majestuosa en sus planos aéreos y acertadamente lúgubres en los momentos más siniestros; y la magnífica partitura musical de Lee Holdridge, épica y pegadiza.

Ni siquiera los efectos especiales resultan descuidados en exceso, por lo que visualmente, “El señor de las bestias” es una digna alternativa al hito del género de esa década, personificado en Arnold Schwarzenegger en las aventuras del joven cimmerio.

Tiene todos los elementos para divertir a los amantes del cine fantástico: brujas, sectas, seres extraños, batallas, romance, todo ello con un agradecido aire de entretenimiento ligero, que se aleja del tono dramático de “Conan el bárbaro”. De hecho, si hay alguna otra cinta a la que se asemeje en sus planteamiento y frescura, esa sería “Conan, el destructor” (1984), otro título considerado menor, pero siempre divertido y reivindicable."


Pues eso... Muy divertida y con el tema de los "animalicos" se aleja de la copia barata... Y como a lo mejor no la conocéis, os la dejo entera pa disfrutarla una tarde de Sábado.



Tuvo dos secuelas (a cual más mala), pero eso ya no es exploit: Es exploit del exploit... Y un campo en el que me da "miedito" entrar.

Vamos ahora con otra explotación aceptable...

CROMWELL, EL REY DE LOS BÁRBAROS (1982)

Director: Albert Pyun
Música: David Whitaker
Intérpretes: Lee horsley
                   Kathleen Beller
                   Simon MacCorkindale
                   George Maharis
                   Richard Lynch


Como veis, los traductores españoles son de los de "dime cómo es el título original, que yo traduciré lo que me dé la puta gana".

Si alguien visiona esta película esperando un rigor histórico sobre la figura del monarca británico, que se vaya comprando un libro.

Así y todo, es una explotación de lo mas divertida y disfrutable (nada que ver con los "truñazos" italianos).

Cromwell fue dirigido por Albert Pyun, el mismo que filmó otras "joyitas" como Capitán América o Cyborg, entre otras muchas lindezas.

A principios de los 80 se rodaron muchos films sobre espada y brujería y se hicieron muchos bodrios, pero "Cromwell" junto a "Conquest", de Lucio Fulci fueron de lo mejorcito.

La subtitularon como "La Espada Poderosa", supongo que haciendo referencia a la espada del héroe de la función: Un tal Talon, interpretado dignamente y con bastante sorna por Lee Horsley... Y es que Talon lleva una espada de flipar (la de Conan es de juguete a su lado).

Este fue el primer film de Albert Pyun y, sin duda, es su mejor película. Nadie diría que después realizara tantos bodrios (aquí parece que contaba con buenos medios para realizar el film)... La historia está bien, buenos decorados, diseño de vestuario excelente y el maquillaje, sobretodo en la escena de transformación, es muy bueno para la época.

Quizá, si en films posteriores a este hombre se le hubieran dado presupuestos mas holgados, hubiera hecho algunas cosas interesantes.

Bueno supongo que jamás lo sabremos, porque esta en el pozo de lo directores "Direct to DVD".

Centrándonos en la película, está descaradamente dirigida a los fans de las aventuras de espada y brujería y no decepcionará a este tipo de espectador. Tiene un poquito de todo: Hay muchas luchas de espadas (alguna con espadas lanzaespadas... Si veis la película lo entenderéis), monstruos, bellas mujeres, castillos, rebeliones pueblerinas y un villano en condiciones como Cromwell (interpretado por Richard Lynch).

Sí... Extrañamente el film lleva el título del malo y no del bueno... ¡Qué cosas!

Como anécdota, decir que el mismo Pyun ha realizado en 2009 una secuela protagonizada por el inefable Kevin Sorbo.

Lo mejor: Comparada con la mayoría de imitaciones de Conan esta es la mejor.
Lo peor: Vista hoy día se ve un poco anticuada.

El dialogo por excelencia de la película:

―No tengo nada contra ti. (Talon)
―Cromwell es mío.(El Brujo)
―Ahora ya tengo algo contra ti. (Talon)

Y como la peli mola, soy mas majo que las pesetas y tengo una rayada épica de cojones os dejo tranquilitos y en la proxima entrada me meto de lleno con las cutreces (italianadas...factoria Corman... Hindúes... Turcas... Españolas "Cañí"), amen de un par de rusas que están francamente bien...

¡¡POR CROM!!


También podría gustarte...

0 comentarios