GUERRA MUNDIAL Z: Los zombis según Brad Pitt (Parte II)

Bueno, aquí comenzamos la segunda parte del destripe de Guerra Mundial Z (la primera parte la podréis encontrar aquí).

Vuelvo a avisar que, en este destripe, spoileo de forma constante el film, así que el que no desee saber nada sobre la película, mejor que no lea el post.

Comenzamos...


En el post anterior había enumerado una serie de características positivas de porqué me gustaba la película... Ahora continúo con esa lista...

2.- LOS PERSONAJES ESTÁN MUY BIEN DEFINIDOS

Y no sólo muy bien definidos, sino que se desenvuelven en un entorno creíble, lo cual también les convierte a ellos en personajes más creíbles aún... Y aquí me voy a recrear con el personaje que construye Brad Pitt de manera magistral dentro de la contención y el realismo.

Yo era de esa cuadrilla de heterosexuales inseguros y soplapollas que creían que tipos como Brad Pitt (o Leonardo DiCaprio) no pasaban de ser caras bonitas para que las chicas fuesen al cine a tragarse lo que se les echase.. Pero tras ver actuaciones en films como Seven o El extraño caso de Benjamin Button, he de reconocer que aparte de un chavalote muy “agraciao”, es un actor como la copa de un pino. (supongo que mi padre en sus tiempos mozos, también pensaria lo mismo de Paul Newman, hasta que se cayó del burro y se dio cuenta de sus dotes interpretativas).

En Guerra Mundial Z, Brad Pitt nos obsequia con una soberbia actuación basada en la sencillez y la contención, sin caretos de tipo duro, sin frases lapidarias y sin chistes malos, ofreciéndonos uno de los mejores, más creíbles y más serios héroes de acción visto en años, en los que tanto el director, Marc Forster, como el propio actor han tenido muy claro el carisma y el tono que debía tener Gerry Lane (el papel que interpreta Brad Pitt).

Aquí os dejo una foto del actor y del director durante el rodaje de la película, comentando el modo en que van a trabajar en una secuencia.


Para que me entendáis cuando me refiero a lo que es la construcción de un gran personaje, sin frases lapidarias ni chistes malos, aquí os pongo otro "mierdi-ejemplo" de los míos:

En Rambo III, el Coronel Trautman se encuentra bajo las garras de los pérfidos rusos, siendo interrogado por un malvado comandante comunista (en unos antológicos diálogos de mierda)...

COMANDANTE RUSO
Pero... ¿Quién se cree que es ese hombre?... ¿Dios?

CORONEL TRAUTMAN
No es Dios... Es Rambo... Dios tendría piedad.

Y eso que no tengo en cuenta que ya nos hemos tragado las dos primeras entregas de Rambo y que todos sabemos que ese tipo es un puto crack, una máquina de matar, el orgullo de los boinas verdes, el más cachas y el más molón.

Pero esto no ocurre en Guerra Mundial Z. Gerry Lane (Brad Pitt), un ex-investigador de la ONU del que se nos comenta en un momento del metraje que era bueno en su trabajo, ya que realizó misiones de éxito en algunas de las zonas más peligrosas del planeta.

¡¡Y no hace falta más!!

El público no es idiota y sabe lo que va a ver... No interesa saber el número de corazones púrpura que pudo conseguir el protagonista, ni tonterías por el estilo... Sólo queremos saber si el personaje va a ser capaz de mostrarse creíble en ese papel de salvador de la situación... ¡Y desde luego que consigue su propósito con algo tan sencillo como definir a los personajes de manera efectiva por medio de los actos que realizan durante el metraje!

En el caso de Gerry Lane, nos damos cuenta de que es un tipo capaz cuando, en mitad de la huida del primer brote zombi (en Philadelphia), la hija de éste tiene un ataque de asma. El protagonista cede a su mujer los mandos del vehículo en el que huyen, ya que es el único que en tal situación puede calmar a la niña.

¿Veis por donde voy? En mitad de una huída en furgoneta, sin detener el ritmo de la narración del film, se nos introduce una situación "tensa" que ayuda a definir al personaje y nos lo dibuja con un trazo sencillo, dejando al espectador que se imagine el resto de cosas.

Y esto es muy sencillo si se cuenta bien y no hace falta que me den la la chapa con un historial en la ONU acojonante...  Ya he visto que Gerry Lane, en medio del caos, ha sido capaz de tranquilizar a una niña con un ataque de asma.

Otro ejemplo...

En el primer ataque zombi (el que ocurre a escasos minutos de comenzar el film, con un montón de gente corriendo de aquí para allá, huyendo como locos... Como ya os he dicho, el director no da ni un momento de respiro), Lane recoge un muñeco de peluche de una de sus hijas.


El muñeco es de esos didácticos que enseña a contar y en lo que el protagonista coge el peluche, observa como un tipo es mordido por un zombi y la cuenta de numeros que en ese momento comienza el muñeco (pues al cogerlo, Gerry ha pulsado uno de sus botones) le da la información de que, tras la mordedura, el infectado se transformará en diez o doce segundos. Ese momento de acción se mezcla con los datos suficientes que nos informan de que Gerry Lane sabe analizar los datos que se le presentan con cualquier objeto que pueda encontrar a su paso... O lo que es lo mismo: Capacidad de investigación y de improvisación del protagonista... ¡Y todo eso en una escena de diez segundos de acción en la que la gente corre desesperada en todas direcciones huyendo de los zombis!

Otro punto fuerte de Guerra Mundial Z es la motivación del protagonista, que define sus posteriores acciones y motivaciones durante el metraje.

Tanto el director como el guionista saben dotar de credibilidad y verosimilitud al héroe, en un conflicto que ya de por sí es suficientemente fantástico como para no creernos las cosas. El personaje de Gerry Lane está tratado con cuidado para conseguir hacer funcionar ese motor que le empuja en el transcurso de la película (y que le hace tomar el papel del salvador de la situación que está sufriendo el planeta). 

Otro "mierdi-ejemplo" para explicarme:

En Rambo, John Rambo es un ex-combatiente de Vietnam que se deja las pelotas por defender los valores y el “Way Of Life” norteamericano para encontrarse con que, en su amado país, no paran de darle de hostias. Así y todo, Rambo se volverá a dejar las pelotas por mantener esos valores en Rambo 2, Rambo 3 y Rambo 4.

Seamos sinceros... ¡Esto es una puta bobada que no se cree ni el "Tato"!

¿Qué motor puede empujar a Rambo?... ¿Cómo un tipo puede querer salvar a un país que no hace más que ponerle zancadillas?... ¿Es eso una motivación lícita?... ¡Y una mierda!

Sin embargo, en Guerra Mundial Z, el personaje interpretado por Brad Pitt tiene unas motivaciones muy sencillas (pero muy eficientes, lícitas y perfectamente creíbles) para ponerse el mundo por montera y recorrerlo de punta a punta para buscar la cura a la infección zombi que sufre la Tierra.

Gerry Lane recibe la llamada de su antiguo superior en la ONU cuando empieza el pijostio. Este evacua a nuestro héroe y a su familia al único lugar donde se puede estar relativamente seguro (una improvisada flota de buques situada en medio del océano, con un puesto de mando establecido a toda prisa).

Nada más llegar a ese punto seguro, le proponen a Gerry la búsqueda del paciente cero del virus zombi para así poder confeccionar una vacuna.

Aquí un extracto del film, con ese momento en particular...


Lane declina el ofrecimiento ya que no quiere moverse del lado de su familia, a lo que le contestan algo así:

“En esta situación se salvará únicamente a la gente que sea útil. Lo que te pido no es una sugerencia, es una orden. Las literas y el camarote donde duermen tu mujer y tus hijas no son gratis y la seguridad en este barco tampoco. Si no cumples tu parte, ni yo ni nadie podrá evitar que os volvamos a dejar en tierra.”


¡¡Si esto no es una motivación creíble, que venga Dios y lo vea!!

Sigamos destripando otros personajes bien definidos.

Al superior de la ONU que manda el rescate de Lane se le describe de manera magistral con los hechos, como es recurrente en la “peli” (lo cual debería ser un recurso obligatorio en todos los manuales del buen escritor de guiones). En una simple conversación con el oficial militar al mando del barco, se nos descubre que, en este nuevo orden mundial, un gerifalte como el jefe de la ONU se convierte en un vulgar hombre cuyo mayor activo son los contactos que ha reunido durante su dilatada carrera. Esto es: No corta el bacalao y probablemente esté pagando su litera al igual que Gerry.

Otro personaje al que hacer mención es el de la soldado israelí (que desde su aparición, acompaña a Gerry Lane durante el resto del metraje) que con una pinta de flor de pitiminí, un cuerpo delgaducho y una feminidad poco vista en papeles de mujeres militares se destapa como una heroína abnegada y valiente (¡cómo no!), por medio de sus actos.

Ahí os van varias fotillos de la actriz (su nombre, Daniella Kertesz), que interpreta realmente bien su papel.


3.- LAS SITUACIONES SON VEROSÍMILES

Aquí hago un pequeño inciso, más que nada para que no me tomeis por gilipollas (lo soy, pero hasta cierto punto). Hablo de situaciones verosímiles dentro de un contexto bastante inverosímil (que los muertos vuelvan a la vida es bastante inverosímil, ¿no?), no en vano estamos hablando de un film de ciencia ficción en su vertiente terrorífica.

Las situaciones creíbles de las que voy ha hacer mención son bastante de andar por casa, ya que charlando con amigos más preparados que yo (por ejemplo, en temas militares), ellos veían una serie de defectos que, a un pobre comercial como yo, se le escapaban (que si Israel no tenía tanques, que si los comandos SEAL carecían de gafas de visión nocturna, etc...).

Pero en mi humilde opinión, el grueso de la audiencia no es de este tipo y suele ser permisivo con este tipo de "errores" que en verdad no son tan importantes como esta gente piensa (por no decir, nada importantes).

Pero bueno... Vamos al meollo del asunto...

Ya os he comentado las virtudes del prota como héroe absoluto del film por medio de sus acciones que, aparte de definirnos al personaje a la perfección, resultan creíbles... Y lo más importante, están bien contadas.

Ejemplos varios.

Tras el ataque inicial en Philadelphia y posterior huida de la familia Lane, la hija asmática necesita su medicación (ya que esta se ha quedado en el coche del que han tenido que salir corriendo al comenzar el “tinglao”). Gerry conduce una furgoneta (que ha robado en medio del caos) hasta uno de esos supermercados yankis que tienen de todo.


Gerry se dirige hacia la zona de farmacia mientras su mujer hace acopio de provisiones en la zona de comestibles... Como es de esperar, ya nadie pasa por caja y el pillaje ha estallado en todo su esplendor.

Gerry se encuentra con un tipo de aspecto enfermizo y unas pintas de yonki que tira “patrás”, que le encañona con un arma ("¡God Bless America!", donde es más fácil conseguir un revólver que una puta aspirina). Lane le dice al tipo que necesita medicación para su hija asmática, el tipo enjuto entra al almacén, le saca  unos cuantos medicamentos de los que Gerry buscaba y le da un par más, diciendole: “Estos a mi hijo le van muy bien”.

Al salir de la zona de farmacia, Gerry escucha los gritos de su mujer, que está siendo atacada por un par de tipos. Gerry dispara a uno de ellos, abatiéndolo. El otro huye. Unos pocos segundos después aparece un policía, corriendo como un loco en la dirección de Lane. Gerry suelta inmediatamente el arma homicida y levanta las manos. Sin embargo, el “poli” pasa olímpicamente del tiroteo, ya que lo que perseguía en su carrera eran los frascos de papilla infantil que se encontraban al lado del personaje interpretado por Pitt.

La escena dura cerca de cinco minutos.

¿Y porqué me entusiasmo tanto con esta "mingada" que os acabo de describir?

Muy sencillo: Porque la escena que se cuenta es verosímil, está bien contada, no pierde el ritmo narrativo en ningún momento y da mucha información.

¿Mucha información?

Pues sí chavalitos, sí...

Informa de que las instituciones y cuerpos de seguridad han caído (veo pillaje y a un policía que es testigo de un tiroteo, pasar de él para también dedicarse al pillaje)... Me cuenta que el orden social tal y como lo conocemos ya es historia (un yonki conocedor de los fármacos será más útil en este nuevo orden que un policía)... Me dice que Gerry Lane no se lo va a pensar dos veces en hacer cualquier cosa si ve que su familia se ve amenazada (le pega al tipo un tiro en cero coma).

¿Veis toda la información que se puede soltar sin perder el ritmo en ningún momento?

Y lo más importante (y me repito más que el ajo): Lo que veo, es creíble... Analicemos otra escena:

Al ser evacuados, Lane y su familia son llevados a la flota improvisada de barcos, donde se puede ver un centro de mando improvisado (nada de superordenadores llenos de lucecitas, ni “pollardas” por el estilo, con lo cual me hago una idea de que la situación ha pillado a todo el mundo en bragas).


Lane pregunta a su colega de la ONU qué demonios pasa y este le contesta que no tiene ni idea, que no se sabe si es un virus, una bacteria o qué... Sólo saben que un par de meses atrás se recibió un email desde una base de Corea, en el cual aparecía la palabra zombi y que por supuesto no se le hizo el más mínimo caso. También le informa que debe escoltar y ayudar a un joven y eminente virólogo porque si no, ni él ni su familia serán útiles y por lo tanto serán desalojados del barco, abandonando la seguridad que ofrece el océano.

Me reitero: Todo encaja.

Por cierto, se me ha pasado comentaros que también se dice que el presidente de los Estados Unidos ha muerto y en medio de la conversación entre Lane y su colega de la ONU, se pueden escuchar otras voces de fondo con frases al estilo de “digan a esos hombres que no vamos a mandar refuerzos”, “digan a la gente del capitolio que no los vamos a evacuar”... Esto refuerza lo que antes he comentado de la utilidad en este nuevo orden mundial (en el que la clase política ya deja de ser un elemento útil).

4.- LA ACCIÓN Y EL RITMO NARRATIVO NO DECAEN

Durante todo el metraje no hay momentos "aburridos" que frenen la acción de los acontecimientos que se nos narran, cosa por otro lado bastante habitual en este tipo de megaproducciones cinematográficas, que parecen centrar todo su interés en la espectacularidad de determinadas secuencias, dejando huérfanas al resto de escenas.


En Guerra Mundial Z hay varias escenas de este tipo (a mi parecer, MUY espectaculares), pero las justas para que cumplan su cometido (el espectáculo necesario que este tipo de blockbuster exige). Esta serie de secuencias, en ningún momento se adueñan del metraje, ayudando al desarrollo de la trama

Ejemplo chorra para explicarme...

La última versión cinematográfica de Superman, El Hombre de Acero (Man Of Steel, de Zack Snyder) es una muy buena película dentro del género superheróico... Pero, según gente de cuyo criterio me fío mucho (me refiero a Maese Lual), se nos presenta durante todo el metraje (sobre todo al final) tal acumulación de escenas impactantes que, para cuando ya hemos presenciado la enésima hostia que el hijo de Krypton atiza al general Zod, de tal embriaguez que hemos alcanzado con tanto efecto digital, ya nos da totalmente igual que derriben un edificio de un mamporro, o que doblen el cañón de un tanque con sus propias manos... Personalmente yo no tuve esta sensación, quizá por mis enormes ganas de ver la película de Zack Snyder (y el hecho de que, con los superhéroes, soy un friki de puta madre y un mal crítico), pero en este tema le doy la razón a Lual.

Si un director basa su film en una orgía de efectos especiales, se va a generar un gran problema, al no poder sorprender constantemente al espectador del primer minuto al último (el espectador se va a acosumbrar a la velocidad que le pongas y si todo el rato le llevas a doscientos cincuenta por hora, para él esa va a sr la velocidad normal del film)... Y eso que no me meto en lo caro que puede salir el rodaje de una película si cada diez segundos tienes una explosión, o cualquier otra gaita.

En Guerra mundial Z podríamos resumir estas escenas espectaculares en tres: El estallido del brote en Philadelphia, el asalto a la ciudad de Jerusalén y el suceso en el avión lleno de zombis... Y os aseguro que las tres partes funcionan a la perfección.

Aquí os dejo unos cuantos vídeos oficiales que circulan por la red con estas y otras secuencias, para que veáis lo espectaculares y tensas que resultan.






Y ahora os pongo un vídeo que he encontrado en YouTube en el que se puede ver cómo los técnicos de FX aplican los efectos digitales al metraje para que el espectador "alucine" con las escenas (en este caso, se centran en la secuencia de Jerusalén).


Y antes de terminar esta “chapa” (que espero os haga ver esta súperdisfrutable película como lo que es), un par de apuntes más...

5.- EL DIRECTOR MANEJA A LA PERFECCIÓN EL ESPACIO

Tanto en las escenas de acción más puramente adrenalíticas (los helicópteros luchando a brazo partido contra los "castellets" formados en las murallas de Jerusalén; el avión lleno de zombis despresurizándose y lanzando podridos a los cuatro vientos; Philadelphia sucumbiendo a la marea humana en medio de atascos monumentales; etc...) como en las que manejan más el aspecto de la intriga, el director mantiene siempre el mismo interés.

Sabe hacernos cagar de miedo con cantidades pequeñas de infectados en espacios más reducidos (como por ejemplo, los laboratorios de la OMS). El tramo final del film se asemeja más a las sensaciones que se pueden desprender estando con un videojuego de Survival Horror, como el primero de Resident Evil, y creedme si os digo que ese juego sí que acojonaba de verdad.

6.- NO ME TRATAN COMO SI FUERA UN IDIOTA

Y en este tipo de producciones eso es toda una rareza.

A la construcción simple y perfecta que os he explicado de los personajes, se une el hecho de que el director no mastica todas las situaciones y te las da en la boca para que no tengas más que tragar.

Gerry es el encargado de que veamos lo que él ve, de que oigamos lo que él oye y, en definitiva, de que saquemos las conclusiones a las que llega cualquier persona con dos dedos de frente al presentarle una serie de datos y pistas (con lo cual, cuando llegamos al punto en el que Lane descubre la “cura” a la infección, ésta no sorprende al espectador... Más que nada porque durante todo el metraje no se le ha tratado como si fuese idiota).

Otra cosa que se agradece es la asepsia y la falta de épica del film: Nada de arengas a la tropa, nada de América reza por vosotros, nada de hoy luchamos por nuestro drecho a existir (si queréis ver cosas de esas, veros la de Pacific Rim).

En definitiva: ¡¡El mejor blockbuster que he visto en años!!

Y un film tan recomendable para el que se traga todo tipo de película de género Z, como para aquella persona a la que los zombis le dan igual (o asquito).

¡¡Ah, perdón, perdón, perdón!!...

Una última "cosita" para todos aquellos que comentan que la película se parece al libro lo mismo que un huevo a una castaña: ¡Caca de la vaca!

El libro nos cuenta la guerra mundial Z a toro pasado (o sea, tiempo después de que la humanidad venciese a las hordas zombis).

Por lo cual esta filmación funciona perfectamente como precuela al libro, porque respeta en todo momento el espiritu de lo escrito por Max Brooks (amén de hacer un montón de referncias al libro).

Así que los que dicen que no tiene nada que ver, lo siento pero la película se basa (y mucho) en el libro, haciendo que encaje perfectamente en el universo creado por el escritor.

Y a todos aquellos que se meten con el film porque ciertas situaciones que plantea el director no son "realistas " les hago la siguiente pregunta: ¿Cuánto de "real" tiene que un cadáver vuelva a la vida para perseguir a los humanos y "devorarlos"?

Si se admite una cosa, admitid el resto.

Hasta otra.


PD.- ¡¡Gracias Pitt por esta película!!

También podría gustarte...

0 comentarios