TRENDING BLOGGIC 14: Golosinas y Chucherías

¡Sí, señores! (y señoras)… ¡Hemos decidido cambiar el nombre del blog!...

Los motivos por los que tomamos esta difícil decisión son los que todos ya conocéis de sobra: Convertirnos en el blog referencia de la web.

Desde que los piratas rusos dejaron de visitarnos, nuestro contador de visitas ha ido bajando más y más hasta límites insospechados… ¡¡Y eso no lo podemos permitir!!

De nada ha servido reprogramar el blog para hacerlo más susceptible a los ataques de los hackers, o disfrazarnos de muñecas matryoska (hasta arriba de vodka Stolichnaya) para atraer a esos rusos fieles que nos visitaban día tras día.

Lo único que hemos conseguido con todo ello es que por el barrio circulen unas patéticas fotos de nosotros, vestidos como unos imbéciles embutidos en trajes de madera… Y eso solo ha logrado cabrear aún más a la gente del este de Europa (las últimas noticias que nos han llegado es que las embajadas de ambos países están negociando una solución al respecto que parece consistir en un intercambio de hielo siberiano por el de jamón de Jabugo… En fin, cosas de Putin y de Mariano).

Pero lo que sí han dejado claro los gobiernos de ambos países es que, o cambiamos el nombre del blog para evitar un conflicto internacional, o nos cierran el chiringuito por toda la eternidad.


Así que ahí estábamos Emde y yo, pensando qué nuevo nombre poner a nuestra pequeña creación, secos de ideas, cuando una chavalita de veinte años cruzó delante de nuestros ojos, con un móvil en la mano (como todas las chicas de su edad).

―¿Has visto eso, Lual?
―¿A la chati?
―¿A quién si no?
―No sé… Ese perro de ahí no tiene mala pinta…
―¿Se puede saber qué te pasa con los animales?
―Es una larga historia.
―Pues déjame que te cuente una buena: Se me acaba de ocurrir un nombre nuevo para el blog.
―¿Veinteañerasconmoviles.com?
―Casi…
―¿Perritoscachondos.com?
―¡Lual!
―Vale, vale… ¡Dímelo y no me tengas en ascuas!
―¿Es que no te has fijado en la chavala?
―Sí.
―Pues eso…
―¿Eso…. Qué?
―Que el nombre del blog está relacionado con ella.
―¿Pechitosturgentes.com?
―¡Joder, qué degenerado eres!
―Pues no se me ocurren más ideas.
―¿No te has fijado en el juego que tenía en el móvil?
―No.
―Era el Candy Crush Saga.


―¿Y eso de qué va?
―Es un juego en el que tienes que juntar tres o más caramelos de un mismo tipo y, cuando lo haces, desaparecen.
―Ah…
―Es una especie de puzzle sin fin… Es muy adictivo…
―¿Y?
―Pues que Mariano y Putin nos han obligado a cambiar de nombre el blog y si ponemos el del juego de moda que está arrasando en los teléfonos móviles de medio mundo pues…
―¿Sí?
―¡¡Que vamos a ser referencia en la web!!
―¡¡Me encanta como piensas, Tito Emde!!
―Lo sé, Maese Lual.
―Pero no podemos llamar al blog Candy Crush Saga… Se nos echarían encima por lo de los derechos de autor…
―Lo sé… Tengo el nombre perfecto para ello…
―¿Pechitos y perritos?
―No.
―¿Condones y gorrones?
―No.
―¿Rusetes y ojetes?
―¡Joder, Lual!... Pareces medio tonto (a parte de degenerado)…
―Es que me he vuelto a quedar sin ideas…
―Pues cállate y escucha esto…
―Dime…
Golosinas y Chucherías.
―Eso suena como si nuestro blog fuera una mierda pinchada en un palo…
―¿Y qué te piensas que es en realidad? ¿Cuándo hemos escrito algo con un mínimo de calidad?
―Pues ahí sí que llevas razón.
―Asúmelo... Somos un par de mastuerzos. No podemos aspirar a tener un nombre de blog con clase.
―Pues a mí me gustaba Babeos y Delirios.
―Pues olvídate de eso… Con Golosinas y Chucherías nos convertiremos en referencia en la web…
―Sigo pensando que Pechitos y Perritos no suena nada mal.
―¡Lual!
―Vale, vale... Me callo...

También podría gustarte...

0 comentarios