JUSTIN: Un héroe en busca de una espada

Justin y la espada del valor es la última película de animación producida en España, centrada en la historia de un joven que quiere ser caballero en un reino en el que la caballería se ha decretado ilegal y en el que los héroes han sido sustituidos por burócratas y abogados que han convertido el reino en una montaña de papeleos.

Si cualquiera de nosotros leyera esta sinopsis se quedaría gratamente sorprendido por lo ingenioso de la idea, pero el resultado final no es tan original.


El mundo de la animación es España está sufriendo una evolución más que notable y los productos que lanza al mercado ganan cada vez más en calidad: El lince perdido, Planet 51, Las aventuras de Tadeo Jones (de la cual tuvimos que sufrir uno de los mayores bombardeos de publicidad en televisión que recuerdo)… Y ahora Justin y la espada del valor.

La tecnología infográfica avanza a pasos agigantados y por suerte se están viendo producciones cinematográficas de animación que cada vez convencen más por su calidad. Una calidad que perfectamente se puede exportar a otros países sin sufrir vergüenza ajena y, aunque aún no se llegue a los niveles de las películas norteamericanas, sí que se les puede mirar con orgullo por el trabajo y el esfuerzo realizado.

Y es que técnicamente, Justin y la espada del valor, es casi impecable con unos paisajes, unos decorados plagados de detalles, una iluminación y unos movimientos de cámara  que nos hacen meternos de lleno en las aventuras que nos narra la película.



Del mismo modo, los diseños de personajes rozan casi el sobresaliente. Aquí os dejo unos cuantos ejemplos para que juzguéis vosotros mismos.




Pero el problema de este film no es su calidad infográfica. El problema es su guión.

La historia es entretenida pero está llena de personajes estereotipados (y por tanto previsibles y planos) que aunque puedan ser resultones, muchas veces llegan a ser cargantes y a aburrir más de la cuenta (en este aspecto, el personaje amanerado y fan de la moda, junto a su grupo de malvados de pacotilla, se llevan la palma). Si a esto le sumamos un guión muy “justito” y al que le faltan un par de lecturas para haberlo pulido en condiciones… Pues entonces nos encontramos con otro producto nacional de animación que se queda en el aprobado raspado.

Pero ¡oh, sorpresa!...  Al final todos los elementos del film funcionan. Quizá no para un notable, pero sí como para entretener a los niños (su público principal) y hasta divertir a los mayores (sobre todo si eres un adulto de esos que se ríe con un par de gags metidos con calzador).


Personalmente la película me ha gustado, pero no por la calidad de su guión (que no es mucha), ni por lo magnífico de su infografía, sino por el camino que supone para el mundo de la animación nacional que, de seguir así, en unos pocos años podría estar combatiendo en la misma liga en la que juegan las grandes empresas de animación norteamericanas.

Nos vemos.

También podría gustarte...

0 comentarios