AMAZING SPIDERMAN 2: ¿El poder de quién?... ¿De Electro?

Siempre he tenido un serio problema con Spiderman, la figura más emblemática de Marvel.

Cuando era un crío que aún no había finalizado el colegio, pensaba que este personaje era un "moñas", embutido en su traje y dando saltos absurdos por la ciudad de Nueva York mientras detenía a una remesa de "malotes" igual de ridículos, que a su vez llevaban trajes aún más ridículos todavía, inspirados en animales o en cualquier otra tontería por el estilo.


Además tampoco ayudaba mucho que cogiera cariño al personaje el hecho de que Peter Parker (el adolescente que se metía dentro de esas llamativas mallas azules y rojas y con el dibujo de una araña en el pecho) siempre andara perdido con sus dilemas morales de que "todo gran poder conlleva una gran responsabilidad".

Agregad a esto el comportamiento estúpido y la mezcolanza de sentimientos de un Spiderman/Peter Parker adolescente que no sabía si intentar ligar con la chica despampanante de turno, o de meter un par de leches bien dadas a un tipo ridículo llamado Escorpión, que tenía una cola cibernética que le salía del culo.

¿Pensáis que exagero?... El personaje del Escorpión no era de los peores. En esta imagen podéis observar al Asombroso Hombre Araña, junto al Increible Hombre Rana, enfrentándose a la Coneja Blanca (sí, habéis leído bien: un Hombre Rana y una Coneja Blanca), una súpervillana armada con un paraguas que dispara zanahorias-cuchilla y que es capaz de volar gracias a unas botas-jet... ¡Demencial!!!

Por cierto, el Hombre Rana tenía unos grandes muelles en las plantas de los pies que podía regular a voluntad y que le permitían dar enormes saltos por toda la ciudad...Con inventos como este ¿porqué se siguen vendiendo coches?

¡Acojonante!!!... Estoy convencido de que si sobreviví a mi infancia/adolescencia es porque no leí muchos comics del héroe predilecto de Nueva York...

Por si esto no fuera suficiente, añadidle a Spiderman las frases más estúpidas e imbéciles que un superhéroe podría soltar en mitad de un combate contra un súpervillano:

—Debo reconocer que haces francamente mal tu papel de malvado. ¿De qué juguetería escapaste?

—Tienes puntería. ¡Pero has de mejorar si quieres ir a las olimpiadas!

—¡Si es tu mayor paso, necesitarás unas plantillas!

Definitivamente Spiderman no comulgaba con mi forma de entender las cosas cuando era un crío... ¡A mí me gustaban los mutantes!!!... ¡Esos sí que molaban!!!...


Pero no quiero irme por las ramas, que estamos hablando de la película producida por Sony Pictures y dirigida de nuevo por Marc Webb y que cuenta en sus papeles principales con Andrew Garfield como Peter Parker/Spiderman y con Emma Stone como Gwen Stacy.

Bien... Lo mejor de toda la película son los primeros minutos... ¿Creéis que estoy loco???

¡Pues no!!!... En los primeros minutos podemos asistir a un auténtico espectáculo visual en el que el director consigue transmitir la sensación de lo genial que es ser Spiderman, dando botes por Nueva York, en una serie de frenéticos y adrenalíticos planos desde cualquier ángulo imaginable... Aquí os dejo unos trailers para que veáis a qué me refiero.



Spiderman haciendo cabriolas... ¡Es genial!!!... Y para colmo, nuestro arácnido héroe se lanza a la persecución de un enorme camión que ha secuestrado una furgoeta de Oscorp, en cuyo interior hay una serie de productos muy peligrosos.

De verdad... Son unos minutos impagables...

Por desgracia, en uno de esos momentos de la persecución, a Spiderman se le ocurre abrir la boca y lanzar una de esas estúpidas frases que lo caracterizan y bueno...

Se pierde la "magia" y entonces deja de importarte que los coches revienten y exploten al paso del camión, o que la gente pueda morir atropellada... No... Te da todo igual, ya que Spiderman se dedica a hacer juegos cómico-malabares con unos tubos muy peligrosos, mientras suelta imbecilidades por la boca.

El asunto empeora después, pues tras resolver el conflicto del camión, Spiderman sale a toda velocidad para acudir a su graduación universitaria, como Peter Parker.



Una vez allí le planta un "peazo" beso a Gwen Stacy delante de todos los profesores y alumnos en un claro ejemplo de mostrar al espectador que ser Spiderman es lo más "guay" del mundo. Pues bien, cinco minutos después (tras unas conversaciones insulsas), Peter suelta a Gwen que tiene dudas sobre la relación y demás tonterías.

¿Cómo?... ¿Qué?... ¿Eres subnormal o es que te has fumado algo antes de hablar?...

¿Cómo se puede entender que un besazo de esos de película se transforme de repente en dudas sobre una relación sentimental?

Y es que el director Marc Webb se ha centrado en este film más en la relación entre Peter y Gwen, que en los momentos de acción típicamente superheroicos.

Veréis por Internet que mucha gente valora esto último de forma muy positiva... Yo no pienso igual...

Y no opino lo mismo porque si tengo que escuchar los dilemas sentimentales de un adolescente al estilo de:

—Umm... Ehh... Ah... Estooo... No sé si... Umm...

¡Pues como que no!

Además los diálogos se repiten, no en palabras pero sí en significado, así que lo que Peter le dice a Gwen casi al final de la película, es una frase que ya te sabías desde el minuto cinco de metraje (hasta entonces te has tenido que tragar un montón de bobadas).

Lo único que merece la pena de esta relación tan cansina es la guapísima Emma Stone (actriz que descubrí gracias a la película de Bienvenidos a Zombieland) que, aparte de su belleza, aporta al papel de Gwen Stacy una solidez mucho mayor que Andrew Garfield al de Peter Parker.



Cómo nos gusta meter fotos de mujeres guapas en el blog, ¿eh?

El villano de esta película (y el que da nombre a esta entrega del trepamuros) es Electro y está interpretado por Jamie Foxx. Nunca me ha gustado este actor, me parece muy inexpresivo y anodino... Sin embargo, el actor borda aquí el papel, porque Electro resulta inexpresivo y anodino desde el principio hasta el final, dándote igual que se llame Electro o Chisposo... Y eso que no me pongo a comentar los momentos en los que Foxx interpreta a Maxwell Dillon antes de convertirse en Chispos... Estooo... Electro (en esos momentos el personaje, aparte de subnormal profundo, resulta imposible de creer).


También tenemos por ahí pululando a Dane DeHaan, interpretando a Harry Osborn/Duende Verde, que lo hace mejor que Jamie Foxx (para esto no hace falta mucho), pero que aún así resulta insuficiente.

Por cierto, antes de las secuencias finales de la película, el director nos enseña unas cuantas imágenes de lo que probablemente será la tercera entrega de Spiderman, en la que posiblemente los Seis Siniestros tengan mucho peso (si volvéis a mirar los trailers que os he dejado anteriormente, sabréis a qué imágenes me refiero).

Por gustarme de esta película, ni me ha gustado la banda sonora del film, compuesta por Hans Zimmer, uno de mis autores favoritos en lo que a música de cine se refiere, pero que aquí le falta esa "chispa" (permitidme el chiste malo) que en otras partituras sí que le he visto.

En definitiva... Amazing Spiderman 2: El poder de Electro... 

Me ha "disgustado" por la falta de credibilidad de los actores y por unas situaciones que flaco favor hacen a los personajes o la trama (atención al tiroteo final en el que los neoyorquinos son inmunes a las balas siempre y cuando se mantengan tras una valla de obra y en la que los malos dejan de disparar si un niño se pone en mitad de la calle a charlar con Spiderman sobre gilipolleces).

Si la película hubiera durado media hora menos, en vez de los ciento cuarenta y cinco minutos del metraje, posiblemente me habría divertido más... Pero estas son las cosas que pasan cuando alargas las escenas con diálogos absurdos y situaciones penosas.

¡Pero oye!... ¡Que yo no soy un crítico cinematográfico!...

Si acudís al cine, desde mi humilde punto de vista os vais a entretener lo justo para no pensar que os han estafado el dinero de la entrada.

Lo mejor de la película son sin lugar a dudas las frenéticas escenas de acción y la actuación de Emma Stone.

Y para que veáis que somos fieles a nuestra forma de ser, aquí os dejamos más fotos de Emma Stone... ¡Porque somos muy generosos!!!...




¡Por el amor de Dios!... ¡Dejad de tocaros!!!...

Un saludete.

PD.- Por cierto, la típica escena post-créditos de la película es un trailer del nuevo film de los X Men... ¿Supone eso que habra un crossover entre el trepamuros y los alumos de Charles Xabier?... ¡Pues no!... Parece ser que entre Fox y Sony llegaron a un acuerdo en el que intercambiaron al director del film (Marc Webb) por publicidad gratis de los mutantes en las películas de Spiderman... ¡Manda huevos!!!

También podría gustarte...

6 comentarios

  1. Lo siento pero no coincido contigo en nada. Primeramente Spiderman es de los mejores comics de superheroes que existe, con una enorme cantidad de buenas historias, ¿que tiene alguna historia ridicula, igual que algún villano estupido? pues como le ocurre al resto de superheroes, todos tienen entre 50 y 76 años de historia, eso da para mucho, unas veces bueno y otras malo. Y respecto al nuevo film del aracnido, estamos ante una de las mejores películas que se han realizado sobre comics de superheroes, ¿que tiene alguna cosa que chirria?, puede ser, pero poniendo en una balanza lo bueno y los malo el resultado es mas que positivo, junto a Spiderman 2 el mejor film sobre el personaje, y muchísimo mejor que la primera parte de Webb.

    ResponderEliminar
  2. Aupa, Alberto... Lamento responderte tan tarde, pero he estado liado y no he tenido tiempo para hacerlo.

    El personaje de Spiderman en el cómic siempre ha estado más dirigido a un público adolescente de instituto o universidad (con sus "problemas" de novia, llegar a tiempo a casa, sacar un dinerillo en un trabajo temporal, etc) que a un lector más "adulto" (con otro tipo de problemas y preocupaciones). Esto, evidentemente condiciona la mayoría de las historias y, por supuesto, los villanos (más "infantiles" que en otras colecciones Marvel).

    Y es que, aunque en otras series Marvel (mutantes, Vengadores) haya villanos ridículos, Spiderman se lleva la palma en cuanto a cantidad de ellos por centímetro cuadrado. Por cierto, muchos de ellos relacionados con animales (El canguro, Camaleón, el Escorpión, Rhino, el Lagarto, Razorback, Puma, Buitre, Coneja Blanca, Doctor Octopus, etc...). Esto no es que sea malo, pero sí un indicativo de lo que siempre ha sido el personaje y sus historias.

    Vuelvo a insistir: No es que sea malo, pero sí más infantil (o adolescente) que otras colecciones Marvel.

    Con respecto a la última película de Webb, a veces pienso que la gente no suele tener memoria cinematográfica: Los dos Batman de Tim Burton, los tres Batman de Nolan, el Superman de Snyder, el Punisher interpretado por Ray Stevenson, los dos X Men de Bryan Singer, la excepcional X Men: Primera generación, las dos primeras de Spiderman de Sam Raimi, Thor de Kenneth Branagh, Los Vengadores de Josh Whedon, las dos películas del Capitán América, Watchmen de Snyder, la primera de Kick-Ass, la primera de Iron Man, Dredd de Pete Travis y hasta la primera de Amazing Spiderman, etc... (omito la de Daredevil, Elektra, Blade Trinity, Catwoman, Batman y Robin, Lobezno inmortal y Spiderman 3, que son pésimas de cojones)

    Todas ellas las considero superiores a esta última entrega del trepamuros... ¿Por qué?... En este film se decide que el tema sobre el que gira el film sea la relación entre Peter Parker y Gwen Stacy... Y no es que me parezca mal que se deje de lado el tema superheroico (así se hizo en la última del Capitán América y me parece una película muy buena), pero es que si vas a tratar un tema como el núcleo principal del film, hay que hacerlo de forma sólida porque si no, la película se cae como un castillo de naipes.

    Y la historia entre Peter y Gwen es floja, tratada de forma estúpida y hace aguas por todas partes (las absurdas relaciones entre Spiderman con Electro o el Duende Verde me las guardo en el bolsillo al tener una consistencia casi inexistente... Me imagino que debido a haberse dado prioridad a Gwen).

    Por eso me resulta una mala película: Apuesta por algo que descuida.

    Las cosas que chirrían (el niño enfrentándose a Rhino; el traje aparecido de la nada de Electro; el acelerado proceso de envejecimiento de Harry Osborn; etc...) la voy a obviar, ya que lo realmente importante falla de forma estrepitosa.

    Lo único bueno del film: Las escenas de acción, perfectamente coreografiadas y muy espectaculares...

    ¡Ah!... Y también que te haya gustado la película (eso quiere decir que habrás salido contento del cine y con la sensación de haber invertido bien tu dinero... Eso siempre es bueno).

    Un saludo, Alberto... Y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. De nada, y tranquilo por haber contestado un poco tarde, hay foros que ni contesta nadie...jajaja. Respecto al tema que nos ocupa, al final todo es cuestión de gustos, a mi los comics de Spiderman me encantan, tal vez por eso mismo que comentas, por ese aire juvenil que tiene, y como yo soy un eterno adolescente pues me entusiasman sus aventuras, jajaja. En cuanto al nuevo film de arácnido, sigo discrepando contigo, porque precisamente creo que lo que mejor funciona en la película es la relación entre Peter y Gwen, ademas que se nota que están liados de verdad, jajaja. Por cierto, estoy bastante de acuerdo con el listado que has hecho de las mejores películas de superheroes, solo añadiría Superman I y II, y eliminaría las del Batman de Nolan que no son films de superheroes, sino thrillers policiacos con un tio en medio que se viste de murcielago, jajaja... yo lo veo así. Batman Returns tampoco me gustó, y mas comparada con la primera de Burton que me parece excepcional. Watchmen como película es buena, pero el problema lo tengo con la historia que no me gusta nada, se trata de un comic que nunca he leído porque no me llamaba, y después de ver la película se me fueron las pocas ganas que tenía de hacerlo. Igual me ocurre con Dredd, nunca me ha gustado ese personaje. El resto de películas que nombras me gustan todas, aunque las X-men de Singer y Thor, me agradan de manera moderada, no es que me entusiasmen. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. De la peli no opino porque no la he visto, bastante tuve con la primera. pero de los comics sí puedo hablar. Haces trampa en tu argumentación, tomas lo que te interesa para desacreditar la serie, con tópicos presentes en todos los tebeos de superhéroes. La Coneja Blanca y el Hombre Rana son elementos cómicos que los propios tebeos no se toman en serio, es como si analizaras "Los Hermanos Marx en el Oeste" desde la perspectiva del western clásico...

    ResponderEliminar
  5. Aupa, Alberto... Pues sí, al final todo se resume en una mera cuestión de gustos y no importa si la película que tanto nos divierte es una mierda pinchada en un palo, o si la crítica la pone a parir: A nosotros nos encanta y eso es lo que cuenta y lo que verdaderamente nos vale (personalmente, entre mis films favoritos se encuentra algún que otro bodrio que prefiero no comentar y del que soy consciente que es una mierda... ¡Pero me sigue encantando!).

    Por lo que observo, creo que a ti no te suelen gustar los superhéroes oscuros y dramáticos, decantándote más por los aventureros. A mí siempre me han ido más los héroes "torturados" ya que suelen tener una construcción del personaje un tanto más rica y compleja.

    Por cierto, no vuelvo a coincidir contigo en los gustos cinematográficos: Opino que el Batman de Nolan es infinitamente superior al de Burton, porque aunque la película de 1989 nos sorprendiera a todos con su estética diferente, el guión y los personajes resultaban muchísimo más superficiales que, por ejemplo, El Caballero Oscuro, de 2008. Es más, el tiempo ha hecho envejecer muy rápido a la de Burton, cosa que no ocurrirá con la de Nolan.

    Y para terminar, me vuelvo a repetir: Me alegra que te haya gustado el film de Spiderman y que hayas salido de la sala de cine habiendo pasado un buen rato y con la sensación de haber invertido bien tu dinero.

    ResponderEliminar
  6. Aupa, Latro. Si emitir una opinión es hacer trampa, ¡pues claro que hago trampas! (aunque en verdad no las haga). Cuando uno emite una opinión, siempre lo hace utilizando los argumentos que más le convienen. Sería absurdo opinar, usando argumentos que irían en nuestra propia contra (no sé si me explico).

    Por ejemplo, tú intentas desmontar mi opinión haciendo una mención general a los cómics de superhéroes y aludiendo a los Hermanos Marx y al western, pero sin especificar nada en concreto sobre Spiderman. Podías haber utilizado otros elementos, pero has decidido usar esos en particular.

    Aunque así te lo pueda parecer, yo no desacredito los cómics del Trepamuros: Te los sitúo de una forma simple y brutal en el sitio que les corresponde.

    Si te abstraes de tus gustos propios y miras al personaje desde fuera, como si nunca hubieras leído sus historias, posiblemente observarías lo mismo que yo: Spiderman es uno de los personajes más infantiles y con menos personalidad y carisma del universo Marvel (empataría con Johnny Storm y le ganarían los Power Pack y algún héroe por ahí que ya ni recuerdo).

    Bien es cierto que Spiderman es uno de los buques insignia del sello Marvel y que cada mes se lanzan al mercado cuatro, cinco o más colecciones dedicadas exclusivamente a él... Pero eso no es indicativo de que el personaje tenga profundidad y carisma.

    Es indicativo de que vende mucho y de que a la gente le gusta, por el grado que tiene el personaje de empatizar con el espíritu adolescente que muchos adultos se niegan a perder del todo (los "viejales" que seguimos comprando cómics) y con los propios chavales de instituto y de universidad (muchos de ellos, jóvenes que ven en las aventuras y en las novias de Peter Parker, todo aquello que ellos querrían hacer y tener y sin embargo no pueden... ¿Acaso el universitario ligón que se "zumba" a cualquier chica que se le ponga a tiro, perdería su tiempo con este cómic?)

    Por el carácter aventurero del personaje y por la falta de profundidad en sus historias, el personaje nunca va a crecer ni a madurar. De hecho, en Marvel no le dejan hacerlo. Hace años, cuando Peter Parker se casó con Mary Jane, cuando debía pagar los alquileres del piso de casados, cuando estaba al lado de la moribunda tía May o, lo que es lo mismo, cuando el personaje había dejado de ser un adolescente para convertirse en un adulto... ¿Qué es lo que ocurrió?...

    Una de las mayores burradas que se han hecho jamás en el mundo del cómic: Mostrar al personaje despertándose de una pesadilla. O sea, que los cientos de cómics que se había comprado hasta ese momento el lector no valían ni como papel de baño, ya que todas esas historias y esa evolución del personaje habían sido simple y llanamente, un sueño... Un mal sueño...

    Spiderman no puede crecer. No le pueden permitir crecer, porque si lo hacen, perderían un sector muy importante de ventas... Y los negocios son los negocios.

    Te voy a pedir que me compares a Spiderman con Daredevil (otro héroe "callejero", puramente neoyorquino), o con Punisher, o Puño de Hierro, o Luke Cage. No te voy a pedir que los compares con mutantes, o Vengadores, ya que las aventuras de esos grupos de héroes suelen ir de otro pelo.

    Esos personajes "callejeros" han ido evolucionando con el paso de los números, creándose una personalidad más rica y compleja, con historias cada vez mejores. Bien es cierto que Spiderman tiene alguna historia de estas últimas ("La última cacería de Kraven" es una auténtica gozada), pero son mínimas, limitándose las miles y miles de páginas del arácnido a mostrarnos aventurillas light (algunas absurdas) y sin ningún atisbo de mejorar a un personaje que, en el arco argumental de Civil War dejó bien clara su falta de personalidad y carisma al, tras una simple conversación con Tony Stark/Iron Man, decir al planeta quién era la persona que se ocultaba tras la máscara de Spiderman.

    Bueno, no me quiero enrollar más.

    Un verdadero placer y estoy encantado de que hayas dejado tu opinión en el blog.

    ResponderEliminar