BUZZKILL: Una historia de superhéroes diferente

¿Qué pasaría si solo tuvieras poderes recurriendo a las drogas, el alcohol o la cafeína? ¿Podría un borracho, lleno de cocaína hasta las cejas, ser el salvador del mundo si su cerebro ni siquiera es capaz de discernir lo que está haciendo?



Pues esto es lo que le pasa al protagonista de Buzzkill, un tipo al que conocemos en una reunión de alcohólicos anónimos y que en el primer número nos cuenta cómo empezó a beber y cómo empezó a darse cuenta de que el alcohol le daba poderes (aunque omite a los participantes de esa reunión las consecuencias de sus actos, con gente muerta a su alrededor a la que él mismo ha asesinado aunque no pueda recordarlo).

O lo que es lo mismo: Quiere dejar de beber y drogarse porque con sus poderes hace más mal que bien... El primer episodio (de una miniserie de cuatro, publicada por Dark Horse en Estados Unidos y a la espera de que salga a la venta en España) finaliza con todos los supervillanos del planeta riéndose de esa reunión de alcohólicos anónimos, ya que la han estado grabando sin que nuestro protagonista se diera cuenta.

¿La verdad? Me pareció un comienzo muy divertido, entretenido, "macarrilla" y diferente de lo que había leído hasta ahora en el género de los tíos embutidos en mallas. Y es que los autores de la historia (Donny Cates y Mark Reznicek en el guión y Geoff Shaw a los lápices, los tres novatos en esto del mundo del cómic) nos dejan las pinceladas de lo que va a ser la historia para después desarrollarla de forma muy rápida, pero efectiva, en los tres siguientes números.

Buzzkill tiene de todo en las pocas páginas que componen su historia: Mucha acción, humor y sobre todo mucho entretenimiento de la mano de unos personajes interesantes y divertidos (y en algún momento curiosos y diferentes).

El dibujo de Geoff Shaw tampoco se queda atrás y ayuda en todo momento a las situaciones que nos plantean Donny Cates y Mark Reznicek y el guión.


En definitiva, en Buzzkill nos vamos a encontrar con la “típica” historia de superhéroes a la que se han añadido unos elementos nuevos que la hacen diferente y fresca (aunque se recurra a varios tópicos que funcionan muy bien en este tipo de género).

Una miniserie de cuatro números que, por su corta extensión, os la recomiendo encarecidamente ya que, si no os gusta, se os pasa rápido y si os gusta, os dejará con ganas de más.

¡Y a mí me ha dejado con ganas de mucho más!!!

La pena es que este cómic sólo se puede conseguir traducido a través de Internet ya que, como he dicho antes, no se ha puesto a la venta en España.

Nos vemos.

También podría gustarte...

0 comentarios