ÜBER: Los supersoldados en la Segunda Guerra Mundial

Corría el año 1941 cuando los historietistas Joe Simon y Jack Kirby creaban para la editorial Timely Comics al personaje del Capitán América, un hombre normal que, tras recibir un suero especial, se transformaba en un supersoldado que lucharía contra los nazis en una de las guerras más crueles que haya realizado el ser humano.

Pues bien, poco más de setenta años después (concretamente en Abril del 2013), el guionista Kieron Gillen y el dibujante Caanan White idearon Über, otro cómic de supersoldados durante la Segunda Guerra Mundial, pero esta vez publicado por la editorial Avatar Press, el sello de cómics sin censura por excelencia.


Über está concebida como una serie abierta que, según sus autores, constará de aproximadamente sesenta números, de los cuales ya se han publicado diecisiete. La historia de este cómic nos introduce en una ucronía en la que, durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis han descubierto la fórmula para crear cientos de supersoldados para llevarlos al combate.

La acción nos sitúa en los últimos días del III Reich, cuando Berlín está a punto de caer bajo los ataques de las tropas soviéticas y norteamericanas. Pero cuando todo parece perdido para Hitler, el general alemán Sankt aparece con un nuevo cuerpo de súpersoldados (los Panzermensch y los Übermensch) que cambiarán el rumbo del conflicto.

Estos supersoldados, creados gracias a la ciencia y a la "mística", han desarrollado unas habilidades que los convierten en armas humanas de destrucción masiva, con ataques de halos de energía, que aniquilan batallones enemigos, compañías de tanques y escuadras de bombarderos con insultante facilidad.

Como ya hemos dicho, este cómic pertenece al sello Avatar así que, ante la falta de censura, imaginad la cantidad de vísceras que vamos a ver.


¿Y cómo se crean estos súpersoldados?... De la forma más macabra posible...

Sólo una muy pequeña parte de la población es capaz de soportar los cambios físicos que transforman a un hombre normal en un supersoldado, pero como no hay mucho tiempo (la guerra apunta a su final), se decide hacer pruebas masivas en voluntarios, ciudadanos, soldados, etc... Con sangrientos resultados...

Todos aquellos que no lo consiguen ven como sus cuerpos se desangran, se derriten, explotan...

Pero para que una guerra esté equilibrada, debe existir otro bando con iguales fuerzas que el oponente así que, de igual modo que los nazis, los ingleses también poseen la fórmula (robada a los alemanes al principio de la historia) y la usan con su propio ejército para obtener nuevo armamento súperhumano con el que poder hacer frente a las fuerzas enemigas.

Y como no podía ser de otro modo, al final todos los implicados en la guerra tienen la fórmula: Los japoneses y los americanos

El guión de Über navega entre las historias de espionaje y las típicas aventuras del cómic de guerra de Hazañas Bélicas, aunque con toques gore de tripas volando por el aire y los “efectos especiales” propios del género superheroico (en este caso, el "halo" de los soldados).

Esta creación de Kieron Gillen (el tipo gafoso de la derecha) es muy entretenida, aunque sin profundidad, ya que Über está concebido para ser divertimento puro y duro del lector, buscando como base la violencia más descarnada y el salvajismo típico de la guerra.

Por la parte artística, el dibujo de Caanan White (el tipo de la izquierda... no quedaba nadie más en la foto) es todo lo explícito que pide este tipo de cómic y cumple con su cometido de sobra, llenando de detalles escabrosos las escenas de las viñetas que lo requieren y aportando una buena ración de escenarios de fondo y explosiones de todo tipo.

Por cierto, dentro del apartado gráfico resulta genial ver las portadas alternativas de este cómic (algo a lo que nos suele tener muy habituados Avatar Press) que nos muestran desde imágenes gores en exceso hasta geniales dibujos a lápiz y sin entintar. Estas últimas son mis preferidas.



De momento esta obra no se puede encontrar a la venta en España, así que al que le interese tendrá que buscar en Internet para bajarse las tradumaquetaciones de rigor (muy bien realizadas, por cierto).

Personalmente os recomiendo este cómic si queréis pasar un rato muy divertido, violento y sin buscar profundidades temáticas de ningún tipo, pero sobretodo, os lo recomiendo si os gustan las ucronías en las que los autores nos muestran un mundo diferente en el que querríamos ver un “¿qué pasaría si…?”.

¡Hasta otra!!!

También podría gustarte...

1 comentarios

  1. cualquiera les dice a los anglo/americanos que tienen que integrarse en 1 sólo Planeta sin Naciones, sin Guerras y sin Fronteras, y dejar de llamar "almas de esclavos" a los demás Pueblos de la Tierra

    ResponderEliminar