AZPIRI: Adiós a un héroe de mi infancia

Alfonso Azpiri, el genial dibujante que marcó mi infancia de los años 80 con sus impactantes ilustraciones durante la edad de oro del software en España y que unos años más adelante me entretuvo con sus geniales comics de Mot y Lorna, ha fallecido el 18 de agosto de 2017, a la edad de setenta años de edad.


Le gustaba ser recordado más por sus comics que por las portadas que ilustraron los videojuegos de compañias como Topo Soft, Dinamic Multimedia, Opera Soft, etc... Pero en ambos sectores (el cómic y la ilustración) Azpiri se desenvolvió como pez en el agua con unos trabajos impresionantes.

Yo soy de esos que empezó a conocerle por los videojuegos porque, en mi tierna infancia, no tenía dinero suficiente para comprarme un álbum de Lorna (bueno, ahorrando sí que lo tenía pero por aquel entonces, el cómic de aventuras con toques eróticos tampoco era algo que me llamase la atención), pero sí tenía dinero y muchas ganas de plantarme delante del monitor CRT monócromo de fósforo verde (sí, ese que te quemaba los ojos) para divertirme con el último juego de Dinamic (o de quien fuera) ¡porque la portada del videojuego molaba un huevo!!!.

Pero sobre este aspecto no me quiero enrollar más, porque ya publicamos en su momento un post sobre las portadas y también hablamos del proyecto cinematográfico que existía sobre uno de sus personajes más icónicos: Lorna.

Hoy prefiero hablar del Azpiri que dibujaba comics y del que, sobre todo en esta última etapa de su vida, firmaba en exposiciones y eventos retro, generando unas largas y enormes colas de aficionados sólo comparables a las que se formaban con Jordi Bernet.

Me enamoré de ese Azpiri, del que nació en una familia de músicos y eligió los lápices como instrumento para deleitar a los demás.

Sus primeras historietas (de corte erótico) aparecieron a principio de los años setenta, en varias revistas de la época. De esa etapa recuerdo con mucho cariño dos historias de "terror" en las que aparecían La Momia y Drácula, respectivamente: La venganza de Tocatet-Amen I y Un Vampiro en mi cama.


Creo que ambas están recopiladas en el tomo Coxas de miedo, del año 2001 (cómic que tengo en las baldas de mi habitación, guardado como un tesoro).

Tras estar sobreviviendo varios años con este tipo de historietas, para el mercado español y el italiano, en 1978 Azpiri creó (junto al guionista Cidoncha) Zephyd, una serie de historietas ambientadas en la fantasía heroica, un género que funcionaba muy bien por aquella época.

Y unos años después en la revista Cimoc, también junto a Cidoncha, Azpiri dio vida a su personaje más icónico, voluptuoso y sexy: Lorna, una mujer explosiva que lo mismo te llevaba a la cama que al ataúd.

Lorna y su robot se publicó en el año 1981, y a ese álbum le siguieron (si no me equivoco) otros nueve más, haciendo un total de diez números disfrutables al completo, gracias sobre todo al arte tan característico y dinámico de Azpiri.


Planeta De Agostini publicó en el año 2009 y en el 2015 dos tomos integrales con todas las aventuras de Lorna. Supongo que con la muerte de Azpiri, se volverán a reeditar estos dos recopilatorios (el primero está agotado), o aprovecharán a sacar una edición distinta que recoja las historias de esta heroína rubia.

A finales de los años 80, en los que ya era un autor de prestigio más que reconocido, tanto por su trabajo en revistas como Cimoc o Heavy Metal y sobre todo (para ignorantes como yo) gracias a las más de doscientas carátulas de videojuegos que ilustró, Azpiri comenzó a dibujar el cómic Mot (Movimientos Orgánicos Telúricos) en la revista infantil semanal El Pequeño País. Las historias de este monstruo tan particular se recopilaron en cinco álbumes y, posteriormente, se publicaría un sexto álbum en dos tomos integrales, editados también por Planeta De Agostini.


Pero Azpiri no solo hizo Lorna y Mot, sino muchos comics más como Pesadillas I (1985), El Bosque de Lump (publicado también en la revista El Pequeño País y reeditado por Planeta De Agostini en 2011), Pesadillas II: Otros Sueños (1990), Reflejos (2000), Sensations (2000), Sueños Húmedos II (2001), Pesadillas III: Despertares (2003), Cementerio Estelar (2005), Demon Wind (2005), Spectrum (2009), Desde el Infierno (2013), Sally Gothic (2013), Xecuencias (2013), Azpiri y el Cine (2016), y un largo etc...



Alfonso Azpiri ya no está entre nosotros, pero su obra perdurará para siempre.


¡Gracias, maestro!!!

También podría gustarte...

0 comentarios