TOMB RAIDER REBORN: El espectacular regreso de Lara Croft

Aquí vuelvo de nuevo al tema del videojuego de Tomb Raider tras la promesa que os había hecho en un post anterior, aunque os juro que aquí abandono el tema para centrarme en otras cosas, como cómics y demás…

¡Pero es que el juego que os voy a comentar, se las trae!… ¡¡Es que es muy, pero que muy bueno!!

En fin, comienzo...


Cinco años han pasado desde que Crystal Dynamics se encargara de la anterior entrega de esta gran saga y mi más sincera opinión es que la espera ha merecido la pena, pues el nuevo juego de Lara Croft (en este caso, precuela, pues nos narra la primera aventura de la sexy arqueóloga) resulta casi perfecto en todos los aspectos (y digo esto de “casi perfecto” porque no creo en el concepto de perfección… Si creyera en él, a este juego le daría una puntuación de 10/10… Lo dejo en un 9,8/10 por ser fiel a mis creencias).

La historia en cuestión, nos llevará a vivir los intensos orígenes de Lara Croft como aventurera y su transformación de una joven asustadiza a una endurecida superviviente… Y para este viaje interno, el personaje contará solo con sus instintos y su habilidad para superar los límites de la resistencia humana (para con ellos, aclarar el tenebroso misterio de una isla olvidada y así escapar con vida de ese entorno hostil).

Al principio de la historia, seremos espectadores de cómo Lara viaja en el Endurance, un barco en el que comparte vida con varios compañeros, buscando los restos de una civilización. Ella ha terminado recientemente sus estudios sobre arqueología y pretende comenzar con esa expedición una brillante carrera como arqueóloga.

Pero la nave en la que viajan sufre un accidente en el Triángulo del Dragón, una localización tan peligrosa y misteriosa como el famoso Triángulo de las Bermudas.

En este momento, veremos un espectacular accidente marino (con el barco partiéndose por la mitad) y a nuestra heroína (que en esos instantes no lo es tanto) intentando salvar su vida, encontrando la valentía en su interior. Al final consigue llegar a la playa, aunque allí se topa con un grupo de desconocidos que la asalta, dejándola inconsciente (de este grupo en cuestión, terminas sabiendo que han creado una especie de secta y que adoran a una deidad que impide que cualquiera pueda entrar o salir de la isla).


¡Joder!... Todavía no hemos empezado a jugar (pues sólo hemos asistido a la secuencia infográfica del inicio) y los de Crystal Dynamics ya te han metido por los ojos una serie de escenas que te dejan con la sensación de que vas a enfrentarte a una aventura que va a resultar un auténtico espectáculo.

Pero es que lo siguiente que viene es mucho mejor que lo primero.

En el siguiente video veremos a Lara colgada por los pies (como si fuera una pata de jamón de cualquier bar)… ¡Al lado de varios cadáveres que están en la misma situación que ella!!... Y lo primero que piensas es: “¡Guau!... ¡Menuda macarrada me estoy tragando!”

Entonces comienzas el juego… Tienes que liberarte y cuando lo consigues y Lara se suelta de sus ataduras pues, pasa lo que tiene que pasar: El personaje se precipita al suelo y en su caída se atraviesa el costado con un hierro.

Realista 100%… Nada de tonterías de dar una serie de volteretas imposibles en el aire y llegar al suelo como si nada hubiera pasado.

No llevo ni cinco minutos con el mando y ya estoy terriblemente enamorado… ¡¡Pero lo peor de todo es que el juego sigue mejorando a cada segundo que pasa!!

Ahora Lara debe salir del lugar en el que se encontró atada, deslizándose entre sangre, vísceras, cadáveres y pedazos de cuerpos mutilados… Después se encontrará con un amigo suyo crucificado de manera ritual… ¿Qué es esto?... ¿Tomb Raider?...

¡Pues sí!... Es sin lugar a dudas el mejor Tomb Raider que uno se podía echar a la cara (exceptuando al juego original, al que considero mejor sólo por el hecho de ser el primero).


En fin… Nos encontramos ante un juego adulto y crudo en su concepción, con la etiqueta de “recomendado para mayores de 18 años” bien visible en la portada. Una aventura dirigida a un público capaz de entender que el personaje de Lara Croft no nació así porque sí, sino que se hizo en aquella isla al pasar por una serie de experiencias traumáticas, salvajes y “gores”.

El inicio macarra en esta entrega de Tomb Raider resulta un completo acierto y algo que no habíamos visto hasta ahora en las aventuras de Lara Croft, dejándonos preparados para asumir y aceptar los cambios posteriores que veremos en la sexy arqueóloga.

De este modo, la veremos hacerse con su primera arma (un precario arco) y matar con él a un ciervo para poder alimentarse con su carne. Escucharemos al personaje pedir perdón al animal por acabar con su vida (tendremos que matarlo de varios flechazos, porque de momento Lara es muy novata en eso del uso de armas) y entenderemos de golpe que la chica está asustada, que no comprende nada y que lo único que desea es dejar de llorar y despertar de esa pesadilla en la que se encuentra.

Pero poco a poco, la arqueóloga va madurando y entendiendo que, si quiere salir de la isla con vida, lo tendrá que hacer sin la autocompasión y con su esfuerzo e instinto de supervivencia.


Y en este aspecto, los de Crystal Dynamics han puesto un especial interés, ya que nuestro personaje evoluciona en el juego gracias a los puntos de experiencia que va ganando por las situaciones a las que se enfrenta. Gracias a esta experiencia podremos mejorar las habilidades de Lara Croft en el aspecto de la supervivencia, en el combate cuerpo a cuerpo, o en el uso de armas.

Esto significa que la patosa muchacha del principio del juego, que manejaba de forma torpe un arco y que necesitaba de varios flechazos para acabar con la vida de un ciervo, al avanzar la aventura es capaz de usar un rifle de asalto modificado, para reventar las cabezas de una veintena de hombres armados, que se dirigen hacia ella con intenciones muy poco amistosas.


Y lo mejor de todo es que estas transiciones ocurren con tal naturalidad, que uno llega a meterse dentro de la historia, disfrutando cada segundo de ella.

Como ya os habréis percatado, he mencionado un rifle de asalto “modificado”… ¿Porqué?... Porque del mismo modo que podemos mejorar al personaje, dotándole de nuevas habilidades, también podemos mejorar las armas, encontrando “restos”, que utilizaremos posteriormente en una serie de campamentos base, dispersos por los escenarios (que también sirven para guardar de forma automática la partida).

Sinceramente, esta forma de hacer evolucionar al personaje, llevándola de ser una estudiante recién licenciada en arqueología hasta convertirse en una superviviente luchadora, resulta un completo acierto… Esta transformación influye de un modo muy positivo para introducirnos más aún en el argumento que nos propone el juego.


Pero no todo se queda ahí.

En un gran alarde por parte de Crystal Dynamics, la jugabilidad de Tomb Raider evoluciona del mismo modo. Comenzaremos la aventura de un modo sencillo que se irá complicando a medida que avancemos en el argumento, combinando momentos de exploración y plataformas, con otros llenos de acción muy intensa y de Quick Time Events (lo que podríamos denominar como “pulsa los botones específicos en el momento adecuado”).

Los de Crystal Dynamics no han dejado nada del argumento al azar… ¡Y se nota!...

Cada parte de la historia nos lleva de forma lógica y consecuente a la siguiente y en cada una de ellas nos encontramos con esta serie de jugabilidades y situaciones variadas, que evitan que el jugador pueda llegar a caer en la monotonía (por la repetición de las mismas situaciones)… Por cierto, a los que hayáis jugados a anteriores entregas de Tomb Raider, sólo tengo que deciros que os olvidéis de esos saltos milimetrados que había que dar para llegar a determinadas plataformas… Ahora todo es más “intuitivo” y sencillo (excepto en un par de casos en particular y que tampoco influyen en el devenir general del juego).

Como ya os he repetido, las acciones a realizar en el videojuego van a ser muy variadas: Investigar y explorar determinadas zonas; saltos entre plataformas;  disparar como locos a los sectarios que nos aparecen en pantalla; matar a enemigos en modo sigiloso; huir de cuevas que se derrumban o de edificios en llamas; pulsar botones específicos en determinadas escenas (porque si no, morimos en el acto)…




En fin, un largo etcétera de diferentes situaciones que hacen que nunca te aburras, ni le cojas el “truco” a la aventura.

El apartado gráfico del juego es impresionante y tremendamente realista, con un uso de la perspectiva aérea que me ha convencido bastante (para los que no sepan qué es esto de la perspectiva aérea, les diré que comenzó a utilizarla Leonardo DaVinci en sus pinturas y que consiste en que, según se aleja un objeto de nuestra vista, éste aparece más pálido, azulado, nebuloso y pierde definición, porque el aire tiene “color” y “textura” y hace a los objetos menos distinguibles en distancias medias y lejanas). Por otra parte, los escenarios por donde se mueve Lara están llenos de detalles, que no hace más que aumentar esa concepción de la realidad, al meternos en un ambiente totalmente creíble.

Otro aspecto gráfico a tener en cuenta son las animaciones de la protagonista, con multitud de detalles interesantísimos, como su comportamiento al desplazarse por una zona amplia, por una zona estrecha, o rozando una pared (en la que apoya la mano para no chocarse con ella)… Lara también se moverá diferente dependiendo si hay enemigos cerca; etc…

Vamos: Una delicia.



Recuerdo que cuando entré en la tienda de videojuegos para comprar esta pequeña obra maestra del pixel (de segunda mano, por supuesto), le pregunté al dependiente sobre qué tal era esta última aventura de Lara Croft, porque me había llevado cierto chasco con las anteriores y no me apetecía gastarme el dinero en algo que no mereciera la pena.

Él me respondió que esta nueva entrega del Tomb Raider era muy parecida al Uncharted de Playstation 3.

Yo me quedé igual, ya que sólo tengo una XBox… Pero tras haberme acabado el juego de la arqueóloga, me atrevo a decir que el Uncharted seguro que es una aventura igual de interesante (aunque no me pienso comprar una Playstation 3 para averiguarlo)…

Y antes de finalizar esta crítica, voy a comentar la parte menos interesante del juego, que os puedo asegurar que la hay.

El modo multijugador parece un parche colocado para poder decir que, precisamente, el juego también dispone de ese modo… No aporta nada, excepto para poder terminar de conseguir todos los logros de la aventura. Por lo menos, podremos escoger a un montón de personajes de la historia y liarnos a pegar tiros (es evidente que en este modo, el factor exploración queda totalmente anulado).


Por el contrario, la parte más interesante del videojuego (sin contar con la propia aventura en sí, que resulta alucinante) es la de la exploración y que, aunque no indispensable para terminar el juego, resulta de lo más estimulante cuando encuentras todos los secretos y los desafíos perdidos por el extenso mapeado.

Os puedo decir que, aprovechando que estaba enfermo y tirado en el sofá, he finalizado el juego al 100% (con una pequeña trampa, lo reconozco) y eso dice mucho de esta creación de Crystal Dynamics, pues hacía muchísimos años que un videojuego no me enganchaba tanto como para querer terminármelo del todo y aún así quedarme con ganas de más.

Junto con el Tomb Raider, aquel día me compré el Gears Of War: Judgement (también de segunda mano) y, ahora que estoy con este último juego, ya no me apetece tanto machacar botones y matar hordas y hordas de Locust … Creo que voy a dejar la última entrega del Gears Of war aparcada en la estantería para volver a disfrutar de las increíbles aventuras de esta precuela de Tomb Raider.

Y si vosotros no habéis empezado con ella, no sé a qué demonios estáis esperando.

Os dejo uno de los trailers oficiales, este en particular llamado "Superviviente", en el que podréis haceros una idea del aspecto final del juego y en el que disfrutaréis de un impagable último plano, homenaje a "Apocalypse Now" (aunque en el video no se aprecia bien la sangre, en la televisión, con la consola encendida, se ve acojonantemente bien).



También podría gustarte...

2 comentarios

  1. Me ha gustado mucho esta entrada. Y la anterior. Desbordan impulsividad por los cuatro costados. Me han entrado muchas ganas de comprar el juego y jugarlo, además de que este juego en concreto es especial para mí. Me encantan los gráficos, la historia y el aspecto de Lara aquí. Cómo os lo curráis, majos ;)

    ResponderEliminar
  2. Te puedo asegurar que yo compré el juego con cierto recelo (más que nada por las anteriores entregas que no me dejaron satisfecho y, en algún caso, me defraudaron).

    Si tienes oportunidad, dinero y ganas de gastar tu tiempo delante de una consola, te puedo asegurar que este nuevo Tomb Raider te va a encantar tanto como a mí, que no daba por él demasiado y sin embargo al acabarlo no tuve más remedio que rendirme a sus pies.

    Los gráficos son alucinantes y eso ayuda muchísimo, pero lo que más engancha es la jugabilidad y la atmósfera envolvente, que te hace pensar que tú eres realmente Lara Croft y estás ahí para luchar por tu vida.

    ResponderEliminar