CONTENCIÓN: Un cómic de zombis en el espacio

La mitad de la tripulación de la NASA Explorer duerme y sueña con el retorno al hogar. La otra mitad se han convertido en zombis y sueñan con devorar los cerebros de sus antiguos compañeros. Pero en el espacio nadie puede oírte gritar.

El guionista Eric Red (Carretera al infierno, Acero azul) mezcla en Contención la ciencia ficción y el terror, en un volumen que incluye una introducción de Wes Craven (Scream, Pesadilla en Elm Street), y que sigue la tradición de grandes películas como Alien o Pitch Black.


Nos estamos refiriendo al cómic...


Pues bien...

El cómic es una miniserie de cinco números (publicado originariamente en Estados Unidos por IDW Publishing en el 2005 y en España por Norma Editorial un año después en un tomo único, en la colección Made In Hell) que nos traslada, gracias al guión de Eric Red, al año 2025 y nos mete en el interior de una oscura, enorme y oxidada nave espacial que navega por el espacio más profundo.

Este comienzo bien nos podría recordar a la magnífica Alien de Ridley Scott y es que en cierto modo, el guionista del cómic perfectamente se podría haber basado en este película para trasladarnos a esos momentos fílmicos en los que el Xenomorfo pululaba por los pasillos, haciéndoselo pasar canutas a la Teniente Ripley y compañía. Lo única diferencia es que en vez de un bicho con la cabeza en forma de pene (lo siento, H.R. Giger era así con sus diseños,  todo era fálico), tenemos a zombis que aparecen en solitario o en pareja, cumpliendo las delicias más sangrientas de los lectores.

Y eso es algo muy de agradecer en la historia que se nos plantea: Los personajes nunca se encuentran con una oleada de zombis, sino que los enfrentamientos siempre se realizan con uno, dos o tres de estos monstruos y eso nos hace apreciar (en este caso, temer) el poder destructivo de los zombis creados por Eric Red, ya que estos engendros no son peligrosos por su número, sino por su voracidad y violencia.

El guión no es ninguna maravilla, ni la quinta esencia del noveno arte, pero se sabe hacer entretenido y una vez empiezas por la primera página, el gusanillo de la curiosidad te pica para saber cómo continuará la siguiente página.. Y así hasta terminar el cómic.

En el aspecto gráfico, nos encontramos con un ambiente tétrico y oscuro, plasmado gracias al arte del dibujante Nick Stakal. Esta oscuridad se siente en cada sucia y amenazadora viñeta, creando una atmósfera opresiva. Sus trazos de pluma, aparentemente caóticos, las grandes pinceladas de negro formando manchas indescriptibles, el fuerte contraste lumínico y el color grisáceo y sucio de cada escena, otorgan a esta obra una presencia ominosa que pocas veces he visto en un cómic.

Aquí os dejo unos ejemplos:


     

Posiblemente, no sea la mejor lectura de zombis que podáis encontrar en la amplia comicoteca de terror de cualquier librería especializada, pero desde luego, va a ser muy entretenida y os hará pasar un buen rato.

También podría gustarte...

0 comentarios